Más mujeres en tecnología sería bueno para todas las personas

Por Sanda Ojiambo, CEO y directora ejecutiva de Pacto Global de las Naciones Unidas.

Hoy, Día Internacional de la Mujer, ponemos el foco en la brecha digital de género. La revolución digital ha enriquecido enormemente a empresas, instituciones y comunidades, pero no por igual, ya que los hombres siguen dominando en muchos ámbitos del mundo digital. Esto es malo para las mujeres, malo para las comunidades, malo para las empresas y malo para el futuro de la tecnología.

La Brookings Institution estudió el impacto de la banda ancha en las comunidades de Estados Unidos. Descubrió que el acceso a la banda ancha conducía a un crecimiento económico más rápido, mayores ingresos, menor desempleo, mejor acceso a la educación y al apoyo social, y mejor salud. ¿Por qué deberían las mujeres de todo el mundo verse privadas de estos beneficios?

Sin embargo, en muchas partes del mundo lo están. Según un informe de la OCDE, en todo el mundo hay 327 millones menos de mujeres que de hombres que poseen un teléfono inteligente con acceso a Internet. En el sur de Asia, las mujeres tenían un 70% menos de probabilidades de tener un smartphone, y en África, un 34%.

Cuando nos conectamos, entramos en un mundo diseñado en gran medida por varones. A los 15 años, por término medio, sólo el 0,5% de las niñas desean convertirse en profesionales de las TIC, frente al 5% de los niños. El doble de chicos que de chicas esperan convertirse en ingenieros, científicos o arquitectos.

No es de extrañar, por tanto, que las mujeres estén infrarrepresentadas en los empleos de las TIC, donde ganan menos que sus colegas masculinos en las mismas funciones. El techo de cristal en la tecnología lleva al 50% de las mujeres de este campo a dejar su trabajo antes de los 35 años, según un estudio de Accenture. Menos del 20% de los puestos directivos del sector tecnológico están ocupados por mujeres.

Mejor para los negocios

Todo esto es importante porque los usos y aplicaciones de las tecnologías digitales están ahora en todas partes, tocando casi todos los aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, están en manos de un sector poco representativo de la sociedad. Es razonable suponer que aplicaciones y oportunidades que podrían beneficiarnos a todos se están desaprovechando.

Además, la incorporación de más mujeres al mundo digital representa una gran oportunidad de negocio. Según el informe Gender Snapshot 2022 de Naciones Unidas, la exclusión de las mujeres del mundo digital ha restado 1 billón de dólares al PIB de los países de renta baja y media en la última década, una pérdida que aumentará hasta 1,5 billones de dólares en 2025 si no se toman medidas.

Necesitamos urgentemente un nuevo enfoque de la innovación, la tecnología y la educación digital que no tenga en cuenta el género. Un mundo digital más inclusivo no sólo dará a las mujeres y las niñas un mayor acceso a la tecnología -y a sus beneficios sociales y económicos-, sino que también ayudará a combatir los prejuicios y la discriminación contra las mujeres.

Mejor para el futuro de la industria tecnológica

Si nos tomamos en serio la consecución de la igualdad de género en todas sus formas para 2030 -uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU-, debemos abordar la falta de compromiso de las mujeres y las niñas con la tecnología. Si no lo hacemos, la creciente brecha digital de género corre el riesgo de convertirse en uno de los principales motores de la desigualdad social en el siglo XXI.

Activistas, organizaciones de la sociedad civil y Estados miembros y entidades de las Naciones Unidas se reúnen en la sede de Naciones Unidas en Nueva York para participar en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW). El tema clave de este año es la innovación y el cambio tecnológico, y la educación en la era digital para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.

Dado el predominio del sector privado en la tecnología, la CSW es una gran oportunidad para que las empresas se impliquen en la eliminación de la brecha digital de género. Se prevé que el empleo femenino en las grandes empresas tecnológicas aumente hasta el 33% en 2022, pero los avances son demasiado lentos. Para animar a más mujeres a unirse al sector, las empresas necesitan políticas claras y objetivos cuantificables para contratar, promocionar y pagar a las mujeres de forma justa, así como para crear lugares de trabajo inclusivos. También deben dar a todas las empleadas las mismas oportunidades que a sus compañeros masculinos.

Solucionar el problema

Pacto Global de las Naciones Unidas, la mayor iniciativa de sostenibilidad corporativa del mundo, puede ser un gran aliado para las empresas tecnológicas dispuestas a actuar.

Disponemos de una Herramienta de Análisis de la Brecha de Género que es anónima, gratuita y fácil de usar. 4.000 empresas ya la han utilizado para identificar puntos fuertes, lagunas y oportunidades para mejorar sus resultados en materia de igualdad de género.

También estamos ayudando a 800 empresas de 40 países a fijar y cumplir objetivos ambiciosos de representación y liderazgo femeninos en la empresa. Las empresas pueden obtener más información a través de una de nuestras más de 60 Redes Locales en todo el mundo.

#UnitingBusiness

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To top