Margarita2enbajaEl compromiso de las grandes empresas con la comunidad y el desarrollo sustentable, se ha convertido en el mejor ejemplo de responsabilidad corporativa a los ojos del mundo.  Generar un constante diálogo con la comunidad, contribuir con los procesos de desarrollo local, fomentar la confianza y espacios para solucionar problemas entre la empresa y las comunidades y entregar información oportuna para evitar conflictos sociales, son las instancias que con mucha decisión, perseverancia y esfuerzo, Aguas Andinas ha logrado construir a través del tiempo.

La  responsabilidad que mantiene esta empresa con la sociedad, de cuyo servicio dependen a diario millones de chilenos, ha llevado a Aguas Andinas a adoptar las más altas tecnologías, para asegurar los mejores estándares de calidad.

Es así como, la empresa tardó sólo cinco días en poner operativo un 98% de su sistema, luego del devastador terremoto, en los más de 13 mil kilómetros de redes de distribución de agua potable en la Región Metropolitana. Esto no es sólo muestra de eficiencia, sino capacidad de solucionar problemas tan imprevisibles y difíciles de dimensionar, como el reciente siniestro e incorporar en sus planes, una clara visión de futuro.

Esta vocación de servicio es la que ha convertido a Aguas Andinas en una de las mayores empresas sanitarias de América Latina, con más de 70 mil hectáreas de concesión, cumpliendo con la medición de las variables ambientales, económicas y sociales, suscritas a las pautas del Global Reporting Initiative (GRI).

Uno de los proyectos bicentenarios del país es el desafío planteado en 1999 conocido como Plan de Saneamiento Hídrico de la Cuenca de Santiago, cuya meta es alcanzar la depuración del 100% de las aguas servidas de la Región Metropolitana para el año 2012.

El tratamiento y restitución de aguas a través de las dos grandes plantas de saneamiento en Santiago: La Farfana y El Trébol, más las otras 12 instalaciones menores ubicadas en localidades aledañas, purifican el 73,9% de las aguas utilizadas, generadas por los habitantes de la Región Metropolitana
Es notable cómo ya a fines del 2008, las plantas de saneamiento de Aguas Andinas, alcanzaron el 74% de su objetivo.

Así, al culminar la implementación del Plan de Saneamiento 2012, se podrá regar con aguas limpias más de 130.000 hectáreas destinadas a cultivos agrícolas, disminuyendo las enfermedades de los trabajadores agrícolas que hasta hoy están en contacto directo con aguas contaminadas, lo que sin duda va en director beneficio de la comunidad. Es destacable también, el proyecto de “Mapocho Urbano Limpio”, además de las numerosas campañas de ahorro de energía, que ha llevado a cabo en todo el país.

El Pacto Global se enorgullece de contar con la activa participación de Aguas Andinas en su Comité Ejecutivo y de contar con una empresa socia, que ha incorporado la responsabilidad social en su gestión estratégica.

05 Mar , 2010 0 Comments Columnas, Medio Ambiente