empresasLuego de los trágicos sucesos ocurridos el 27 de febrero pasado, Chile se encuentra viviendo una de sus mayores crisis, la cual ha afectado tanto al pueblo chileno como a la empresa pública y privada. Numerosos son los daños y pérdidas que afectan a las distintas corporaciones de los diferentes rubros, sin embargo es el momento de constatar daños y de volver a levantarse con lo que queda.

Empresas forestales y siderúrgicas fueron las más dañadas, sin contar con el deterioro de instalaciones de viñas, firmas de telecomunicaciones, bancos y minoristas.

Daños confirmados
Dentro del área vinícola se estima que las pérdidas llegaron a los 250 millones de dólares. Según cifras de Vinos de Chile, el terremoto habría dañado unos 125 millones de litros equivalentes al 12,5% en relación con la cosecha 2009 sin contar la infraestructura. En el mercado del acero, Cap dejaría de producir 295 mil toneladas de acero tras el cierre de su filial Huachipato la cual quedó muy dañada luego del sismo, en donde aumentarán las importaciones.

Otro de los sectores que han sufrido luego del terremoto es la empresa de Costanera Norte quienes estiman que entre nueve y doce meses durarán los trabajos de reparación de la autopista Vespucio Norte, con sus carreteras en la comuna de Conchalí y Quilicura gravemente afectadas. De igual forma, en el área de supermercados 35 de sus salas se vieron afectadas entre la VII y VIII Región, sin embargo todas las grandes cadenas cuentan con seguros.

Aguas Andinas, uno de los grandes protagonistas en estos días, aun mantiene zonas de Santiago con baches, como Qulicura, Huechuraba y Colina, las cuales se encuentran en reparación.

Un respiro para el futuro de la  economía

A pesar de los problemas que ha tenido que enfrentar la economía, expertos aseguran que la inversión privada crecería el doble de lo previsto en 2010 por impulso en construcción.

Así, durante este año el principal impulso a la capitalización privada vendrá de la reconstrucción de la infraestructura habitacional y comercial afectad por el terremoto, principalmente de la VII y VIII región.

El economista Angel Cabrera, de Forecast, asegura que “el principal impulso reactivador de la economía será la inversión destinada a reponer el capital destruido”. Explica que “si bien va a demorar entre cuatro a ocho meses en concretarse, ya que con una catástrofe todo se paraliza, nuestra proyección es que este año la inversión va a volver a niveles similares a 2008”.

Por otro lado, el sismo no afectó de mayor forma a la industria minera. “Sólo en la falta de suministro eléctrico”, explica el presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Alberto Salas. Sin embargo se vislumbran consecuencias, tales como el encarecimiento de las mismas inversiones. , comenta que estos proyectos son auspiciosos y de mantenerse la demanda asiática, no debería haber mayores problemas.

09 Mar , 2010 0 Comments Noticias, Temas de interés