La nueva granja de energía solar de San Pedro de AtacamaAprobado por autoridades ambientales, el proyecto “granja de energía solar fotovoltaica”, la cual se llevará a cabo este año en San Pedro de Atacama, asegurará el suministro eléctrico del pueblo. Con una hectárea de extensión, será la primera de su tamaño conectada a un sistema aislado en Latinoamérica y posicionaría turísticamente a la región como un “pueblo solar”

La actual pequeña planta generadora de electricidad y de tratamiento de agua que abastece al turístico pueblo del norte (la cual funciona con diesel y gas natural) fue creada originalmente para dar luz y agua a un poblado chico. Hoy dicha situación complica a cerca de 3 mil habitantes del lugar con respecto a los servicios básicos de agua y electricidad que no dan abasto a los 25 mil turistas que llegan cada año.

Sin embargo los sampedrinos ya encontraron la solución. Una solución barata, poderosa y limpia, que ha estado todo este tiempo ahí. Hablamos de la nueva granja de energía solar fotovoltaica que asegurará el suministro eléctrico del pueblo.

Con una hectárea de extensión, será la primera de su tamaño conectada a un sistema aislado en Latinoamérica y posicionaría turísticamente a San Pedro como un “pueblo solar”.

Las bondades del desierto

El desierto de Atacama tiene uno de los niveles de radiación solar más elevados del mundo, sólo comparable al de otros desiertos como el Sahara o Mojave en Estados Unidos. “Las condiciones para la energía solar son óptimas no sólo por la radiación. También nos beneficia el clima seco, tener los cielos más despejados del mundo y miles de kilómetros de terrenos disponibles que se podrían utilizar”, dice Marcela Angulo, gerenta de Medio Ambiente de la Fundación Chile, una de las principales promotoras de la energía solar en Chile. La fundación maneja una cifra que sirve para hacerse una idea: con sólo el 1 por ciento de superficie del desierto de Atacama destinado a energía solar, alcanzaría para satisfacer la demanda eléctrica de todo Chile.

Sin embargo los costos de instalar paneles solares en todo el desierto son demasiados caros
comparado con otras alternativas más baratas -y contaminantes- como las centrales a carbón.

La energía solar está creciendo tan rápido en países como Estados Unidos, España y Alemania (alrededor de un 40 por ciento cada año), que la tecnología es cada vez más barata y accesible.
“Tan sólo el año pasado, era una tecnología que estaba lejos de ser una alternativa económicamente eficiente para Chile. Esta situación está cambiando rápidamente. Al menos la tecnología fotovoltaica ha tenido un brusco descenso de sus costos de inversión, estando cada vez más cerca de ser competitiva en Chile. Hemos visto varias empresas interesadas en emprender proyectos fotovoltaicos aquí”, afirma el ministro de energía, Marcelo Tokman, asegurando que la entrada de la energía solar es inminente

Una de ellas es la empresa española SICE, que llegó a  Chile con varios proyectos. “Diseñamos una pequeña granja solar con paneles fotovoltaicos para una localidad de la Tercera Región con 80 casas donde no llega la luz. La idea es que cada casa tenga 4 ampolletas, pueda conectar un computador, un refrigerador de bajo consumo, una televisión y un calentador de agua. Presentamos el proyecto a un organismo para que lo financie y estamos esperando los resultados”, explica su gerente comercial, Felipe Torres.

También están postulando a una licitación de paneles solares fotovoltaicos para dar electricidad a 39 postas y escuelas en localidades rurales de la Cuarta Región que no cuentan con tendido eléctrico. “Como solución en una zona donde ahora mismo no hay energía y faltan recursos, la energía solar es espectacular y se pueden hacer muchísimas cosas”, afirma Torre.

Calama Solar 1

A un costado de la ruta a Calama hoy existe una zona industrial totalmente árida e inhóspita, sin vegetación ni fauna, que muchos usan como vertedero ilegal. En menos de un año, este paisaje cambiará radicalmente: una superficie equivalente a 65 canchas de fútbol será limpiada y cubierta con paneles solares fotovoltaicos. Se trata de Calama Solar 1, la primera planta solar de generación eléctrica en Chile y Latinoamérica, que comenzará a funcionar en diciembre de 2010.

La empresa ibérica SolarPack -una de las 10 mayores en su rubro en España- presentó hace algunas semanas la declaración de impacto ambiental de este proyecto, que generará 9 MW de electricidad para vender a las principales mineras de la región (están negociando con Codelco Norte, BHP, Collahuasi y Xstrata).

Jon Segovia, socio director de SolarPack Chile, cuenta que, además, en 3 ó 4 meses la firma va a presentar otros cinco proyectos fotovoltaicos de tamaños similares en el Norte Grande. En total, podrían generar unos 60 MW con energía del sol (equivalente a la electricidad para abastecer a 33 mil personas).

05 Feb , 2010 0 Comments Noticias, Temas de interés