Margarita DucciLas proyecciones económicas en torno al cobre hablan de una estabilidad monetaria de largo plazo. Esto se debe, principalmente, a que nuestro país se ha posicionado como líder mundial en la producción cuprífera, aumentando su participación exportadora desde 17,7% en 1990 a 35% en 2010.

Su alta cotización en los mercados internacionales permite el financiamiento directo del 47% del presupuesto anual del país, ya que el territorio nacional concentra el 38% de las reservas de cobre de todo el mundo.

Estas cifras, en materia estadística, son alentadoras. No obstante nos obligan a analizar la real importancia que le otorgan las organizaciones extractivas a un tema cada vez más relevante para este sector: la Seguridad Laboral.

Por este motivo, Chile debe ratificar el Convenio 176 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Seguridad y Salud en la Minería, compromiso adquirido tras el rescate de los 33 mineros ocurrido en el yacimiento San José (Copiapó) en 2010.

Sin embargo, no se trata de un tema sencillo de abordar. El convenio fue aprobado en 1995 por la OIT y comenzó a regir tres años después, transformándose en un acuerdo totalmente nuevo para la minería de entonces, y que hoy, a nivel latinoamericano, sólo es abordado por Brasil y Perú.

Si Chile apuesta por este convenio, la pequeña y mediana minería se ven principalmente afectadas, puesto que la normativa obliga a la suspensión de las faenas potencialmente peligrosas, y –generalmente- estos dos sectores son vulnerables frente a materias de seguridad laboral.

El sector minero, de alguna u otra manera, se las ingenia para facturar en millones de dólares, por lo que es imperativo que la minería chilena logre como meta, la prácticamente inexistencia de accidentes laborales.

Hoy, cuando celebramos el Día Internacional del Trabajador, debemos apostar por la seguridad, haciendo que ésta sea transversal a los sectores productivos del país.

Al fin y al cabo, es con el trabajo de cada persona, y por lo tanto con asegurar su bienestar, cómo se consigue que Chile pueda avanzar hacia el anhelado desarrollo sustentable.

Margarita Ducci
Secretaria Ejecutiva
Red Pacto Global Chile (ONU)
Universidad Andres Bello