Margarita DucciEl 10 de agosto se celebra el Día del Minero, aunque recientemente se conmemoró con un acto oficial, en Atacama, el año transcurrido desde un hecho que conmovió al país, como fue el impresionante operativo de rescate de los 33 mineros, en la mina San José.

Tras el derrumbe de la mina, quedó en evidencia la necesidad de garantizar la seguridad para los trabajadores de la minería, lo que se tradujo en un refuerzo de la fiscalización, a partir de entonces, poniéndose énfasis en medidas y exigencias.

Lamentablemente, siendo una actividad riesgosa, es difícil eliminar los accidentes. Estadísticas oficiales indican que entre enero y julio de este año, 14 trabajadores han fallecido, mientras en el mismo período la cifra del año anterior fue de 31. Aún queda mucho por hacer y reforzar en este sentido.

En este avance, se han aumentado por parte de los organismos de gobierno pertinentes, en un 40%, los yacimientos supervisados. En la última semana, se han presentado al Congreso, tres proyectos de ley sobre la materia.

Desde la independencia de Chile, la minería ha sido el pilar fundamental de la economía del país. Es fundamental recordar, la huella que han venido dejando en nuestra historia, la industria del salitre, las minas de carbón y la extracción de cobre, en la actualidad.

Esta fecha es un homenaje a aquellos hombres cuyo esfuerzo y valentía han contribuido en forma tan importante, al crecimiento y desarrollo económico de Chile. Ellos eligieron a San Lorenzo, como patrono de la minería, dedicando a este santo, el templo que data del siglo XVII, que luego del terremoto del 2005, fue reconstruido y refaccionado completamente, transformándose en el centro de reunión de cientos de miles de personas para el 10 de agosto, día en que se celebra al santo y el día del minero.

Según cifras del ministerio de minería, desde 1990 Chile ha triplicado su producción de cobre, llegando a aproximadamente 4,6 millones TM anuales. Este crecimiento en la capacidad exportadora se ha logrado con una fuerte inversión en la exploración, que en los últimos 10 años superó los US$ 1.500 millones.

El hecho de que Chile posea el 30% de las reservas mundiales de cobre, hace necesario concentrar en esta área una gran tarea de responsabilidad social, lo que muchas compañías mineras ya han internalizado y están desarrollando.

En el país, varias de ellas han adherido a la Red Pacto Global Chile (ONU), comprometiéndose con el cumplimiento de los diez principios, en especial los que atañen al cuidado del medio ambiente, relaciones laborales equilibradas, medidas más avanzadas, de seguridad, apoyo en proyectos, especialmente en educación, a las comunidades donde operan, contribuyendo así a un desarrollo sustentable para nuestro país, a lo que todos aspiramos.

Margarita Ducci
Directora Ejecutiva Red Pacto Global Chile (ONU)
Universidad Andrés Bello