productos sosteniblesMejorar la eficiencia energética de los productos y optimizar la práctica medioambiental es la idea que presentó la Comisión Europea para inspeccionar las normas sobre la fiscalización de la productividad energética.

A través de medidas voluntarias y obligatorias, la UE revisará la fiscalización de la energía para acrecentar el consumo de productos sustentables y mediante mejoras de etiquetado y apoyo de compra, la comisión busca prevenir las desviaciones de la competencia en un sólo mercado.

La meta es lograr utilizar la economía de la Unión Europea de manera ecológica y sostenible en sus recursos. Para apoyar este crecimiento, la UE se basará en dos partes.

Primero, en las emisiones de CO2 del producto energético, fijando 20 euros por tonelada de gas nocivo, y luego se basará en el contenido de éste –en la energía real que genere-, cobrando un mínimo de impuesto que bordea los 9,6 euros para el caso de combustibles de automoción y 0,15 euros en la utilización de fósiles de calefacción.

De esta forma, la Comisión Europea buscará dar a conocer que se revise e implemente la fiscalización, la cual tiene provechosas ventajas, favoreciendo a las fuentes de energías renovables para estimular el uso y consumo de fuentes de energía que emitan menos CO2.

Dicho proyecto comenzará a regir en 2013, de manera que en 2023 se genere una completa transición respecto de la adaptación de la fiscalización de los contenidos energéticos de la productividad.

19 Abr , 2011 0 Comments Noticias, Temas de interés