lionel OlavarríaDesde enero del 2010, y en mi calidad de Gerente General de BCI, he asumido con agrado la invitación a presidir esta iniciativa de Naciones Unidas que desde el año 2007 está bajo el alero de la Universidad Andrés Bello.

El hecho de pertenecer al Pacto, involucra un compromiso de la empresa en el sentido de que se avanzará en temas de sostenibilidad amparado en el compromiso con los 10 principios que nuestra entidad promueve. El punto de partida para la iniciativa de RSE es cómo las empresas enfocan sus políticas en este ámbito a partir de estos 10 principios en base a cuatro pilares: medioambiente, anticorrupción, derechos humanos y relaciones laborales.

Las empresas tienen claro que se someten voluntariamente a cumplir anualmente con un reporte, cuya estructura y estándares han sido definidos por casa matriz del Pacto Global que opera en la sede de Naciones Unidas en New York.

Desde que asumí el desafío de presidir la red chilena, he visto el gran interés de las empresas por adherir a Pacto Global debido a la alta adherencia de compañías que la red chilena ha alcanzado aprovechando la fuerza de la acción colectiva para fomentar la responsabilidad cívica de las empresas. De modo que éstas puedan contribuir a la solución de los desafíos que plantea la globalización. De esta forma, el sector privado, en colaboración con otras entidades de la sociedad chilena, ha podido ayudar a hacer realidad la visión de una economía local y mundial más sostenible e inclusiva en base a una serie de programas y acciones que están llevando a cabo nuestras compañías adheridas en materia de responsabilidad social.

En ese aspecto considero que vamos en el camino correcto. Porter y Kramer señalan claramente que la creación del valor compartido, al ser un elemento estratégico en el desarrollo organizacional, implica realinear todo el presupuesto de la empresa a fin de otorgarle más pro actividad a las políticas de RSE y no quedar a medio camino en su desarrollo, pues ello significa caer en la irresponsabilidad, con la consiguiente merma en la reputación corporativa y/o de la marca.

Como organización hemos buscado lograr que el Pacto Global y sus principios formen parte de la estrategia y de las operaciones de las empresas además de facilitar la cooperación entre los principales grupos participantes, promoviendo las relaciones de colaboración en el marco de los objetivos de las Naciones Unidas. Estos objetivos los hemos llevado a cabo haciendo énfasis en el desarrollo de nuevas metodología e instancias de dialogo como el Sistema Integrado de los Principios del Pacto Global (SIPP), el Taller de COP´S, el trabajo de nuestras comisiones y el desarrollo de los consejos regionales de Valparaíso y Concepción.

En las reuniones internacionales que se han realizado en los últimos años, se ha destacado el caso de Chile como un país donde la red se ha organizado, ha crecido y ha demostrado liderazgo en la organización, con la adhesión de empresas grandes.

Como próximo paso, incorporaremos a las medianas y pequeñas empresas. Cada país establece su forma de trabajo y en nuestro caso, el partir por las grandes empresas, ha sentado bases de confiabilidad y credibilidad. Cabe recordar que nuestra organización cuenta con un activo Comité Ejecutivo y comisiones de trabajo, en las áreas de Educación, Relaciones Laborales, Medioambiente, Difusión y Ética.

El nivel de desarrollo que logre cada iniciativa local, va a depender de los objetivos que se trace este grupo de trabajo y de las energías que vuelquen hacia esta causa. No cabe duda, que en el caso de Chile, la RSE ya está instalada, que el concepto para las empresas, ha ido más allá, hacia la sostenibilidad, y que ello ha contribuido en nuestra imagen país

Lionel Olavarría

Presidente Comité Ejecutivo

Red pacto Global Chile

Gerente General BCI

 

10 Nov , 2011 0 Comments Noticias, Vitrina de Opinión