Alejandro GutierrezEn el marco de la última Expomin se anunció con gran expectación que se espera una inversión de US$ 100 mil millones, en los próximos 8 años en la industria Minera en Chile. Es una cifra impresionante y equivale a lo que se ha invertido en la minería chilena en los últimos 30 años. También equivale al 40% del PIB, es decir de todos los bienes y servicio que todo Chile produce en un año.

Hay oportunidades para todos: profesionales, técnicos, PYMEs, empresas contratistas, proveedoras de equipos, sistemas, ingeniería, mantención, producción, servicios, etc., etc., etc.

Sin embargo en unos pocos años las cosas podrían cambiar.

Según un reciente estudio de Metals Economic Group (MEG) con sede en Canadá, por primera vez la falta de descubrimientos significativos podría generar un período de déficit global de cobre, ya que las empresas mineras no están invirtiendo en nuevas exploraciones significativas, sino que la inversión se ha concentrado en proyectos ya existentes. Por otro lado la demanda mundial aumenta a otro ritmo.

El centro de Estudios del Cobre y la Minería (CESCO) con sede en Chile informa que en la última década mientras el uso del cobre crecía a una tasa anual del 3% la producción de cobre lo hizo a una tasa anual del 2,1%… es decir en unos pocos años más no habrá cobre suficiente para satisfacer la enorme necesidad de un mineral que demandan los países grandes y también los emergentes y un mineral que cada vez tiene más usos: tecnología, electricidad, medicina, alimentación, etc.

Entonces aparece un concepto conocido… si aumenta la demanda de un producto, entonces aumentará su valor, es decir mejores noticias para Chile.

Esto parece muy alentador pero existen importantes problemas en esta industria que las empresas tendrán que hacerse cargo si quieren tener larga vida en este negocio… y de paso también es Chile, como país, el que tiene que ocuparse de los nuevos problemas. No olvidemos que el cobre es el sueldo de Chile.

Cada vez es más complejo el negocio del cobre: escasez de profesionales y técnicos calificados, escasez de agua para los procesos, altos costos y disponibilidad de la energía, aumento necesario de las exigencias ambientales, conflictos sindicales, etc.

Y como si esto fuera poco… hay un problema que podría ser peor.

El aumento del precio de un producto motiva de inmediato la búsqueda de sustitutos.

Y ya existe el Grafeno… un sustituto para el cobre que existe desde siempre.

El año 2010 se le concedió el Premio Novel a los científicos Geim y Novoselov, que lograron aislar el grafeno produciendo un material muy estable, lo cual es considerado como la mayor contribución científica de los últimos tiempos y está haciendo temblar a los productores de cobre. Es considerado como uno de los aportes científicos que más impactará a la tecnología y por tanto a la economía mundial.

Es un conductor de electricidad muy eficiente, finísimo, de poco peso, flexible como el plástico, de alta dureza y procesa datos 10 veces más rápido.

El avance de la tecnología es arrollador y no sería nada de bueno que nos pasara lo mismo que le pasó al país con el Salitre.

Y a propósito… ¿en que están por estos días los políticos, autoridades, académicos, empresarios? Espero que estén ocupados en asegurar el Sueldo de Chile.

Alejandro Gutiérrez C.

Gerente de Administración de Contratos de TECNASIC Ingeniería

Miembro de la Comisión de Transparencia

Red  Pacto Global Chile.

 

18 May , 2012 0 Comments Noticias, Vitrina de Opinión