La empresa consultora elaboró un estudio donde presenta los retos energéticos a los que se enfrenta Europa.

Conclusiones arrojadas:

  • La sustitución de electricidad producida con fuentes de energía convencionales por energía eólica modifica el nivel de suministro, lo que conlleva una reducción de los precios de mercado.
  • En el 2010, la energía eólica en España avistó 1.970 millones de euros en primas, un 21,2% inferior a los 2.500 millones de euros de ahorro que supuso el impacto de esta tecnología renovable en los precios de la electricidad.
  • La sustitución de electricidad producida con fuentes de energía convencionales por energía eólica modifica el nivel de suministro, lo que conlleva una reducción de los precios de mercado.
  • La bajada de los precios de la electricidad tiene un impacto positivo en la economía. Menores costes para la industria y gastos más bajos para los consumidores.
  • A pesar del mayor coste inicial por MWh que supone la eólica por tratarse de una energía incentivada, los retornos que supone para la economía de un país son mayores que su coste, al sumar valor añadido a nivel local y nuevo empleo.
  • Al comparar a la eólica con otras tecnologías que implican la importación de combustibles fósiles del extranjero. Ernst & Young subraya en el informe que el hecho de que se trata de una energía autóctona, por lo que todo el valor añadido y las rentas que genera se quedan en el país de origen.
  • Asimismo, la eólica crea 15,3 empleos al año por cada millón de euros invertido, representando ingresos fiscales de 33,4 céntimos de euro por cada euro invertido

 

19 Oct , 2012 0 Comments Adherentes, Destacadas, Noticias