A partir del 1º de Septiembre en Europa se ha dejado de fabricar en todos los estados miembros de la Unión Europea las ampolletas tradicionales, de esta forma se da el paso al cumplimiento a la Directiva Ecodedign 2009/125/CE que instaura niveles máximos de energía que las bombillas incandescentes sobrepasan.

Las ampolletas corrientes sólo utilizan el 5% de la electricidad consumida para transformarla en luz, mientras que el 95% restante se desperdicia en calor. Es por esta razón, que  las alternativas actuales como las ampolletas halógenas, fluorescentes compactas –ampolletas de bajo consumo-, o las bombillas LED, no sólo son más eficientes en la relación consumo y luminosidad, sino éstas, tienen una vida útil más larga, de 10 a 20 veces mayor que las tradicionales.

 

03 Oct , 2012 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés