En un contexto de rápido crecimiento de la población a nivel mundial, y los problemas asociados a ello, algunas compañías innovadoras están viendo en esos retos una posibilidad de tomar liderazgo y adaptar sus modelos de negocios para acelerar el desarrollo sostenible en su entorno. Lo anterior, conocido como “Creación de Valor Compartido” (CVC), establece que así como la empresa necesita crear valor para sus accionistas, debe también crear valor para la sociedad.

Para la industria de alimentos los principales temas asociados a este concepto son la educación en nutrición para enfrentar desafíos como la desnutrición y sobrepeso de las personas, mejorar día a día la gestión del agua, minimizar el impacto en medioambiente y liderar en materia de seguridad alimentaria. Estos son algunos de los desafíos que fueron debatidos en el quinto Foro Mundial de Creación de Valor Compartido: “El papel cambiante de las empresas en el desarrollo” organizado por Nestlé junto al BID en Colombia.

La CVC no debe ser vista como una moda, sino como un modo de hacer negocios. Se trata de entregar verdaderas soluciones sustentables en el entorno en el que se está presente, satisfaciendo necesidades concretas y con un espíritu que va más allá de la idea original del negocio.

La invitación -y el desafío- es que entre todos los actores potenciemos el modelo, se minimicen los impedimento para su desarrollo y pueda operar con los tremendos beneficios que entrega, tanto para las compañías como para las comunidades que establecen estas alianzas estratégicas. Tal como señalan los académicos Michael E. Porter y Mark R. Kramer, puede que se requiera más inversión inicial y tiempo para implementar acciones y prácticas orientadas a expandir el valor económico y social, pero el entorno será un mayor valor económico y beneficios estratégicos más amplios para todos los participantes

Francisco Frei

Director de Asuntos Corporativos

Nestlé