Un taller sobre sostenibilidad alimentaria local comenzará hoy en esta capital, para ayudar a reducir la vulnerabilidad de la agricultura ante el cambio climático.

El encuentro analizará durante dos días un proyecto llamado Basal (Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria Local), que se aplica en tres municipios rurales de Cuba.

Basal es liderado por la Agencia de Medio Ambiente del Ministerio cubano de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y es implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

La cita comenzará con una conferencia de presentación a cargo del director de Basal, Roberto Pérez, y luego será acordado el plan de acción para 2013, y la implementación del proyecto hasta 2017.

El evento reune a técnicos, productores, institutos de investigación científica, los actores de la cooperación internacional y representantes de los territorios agrícolas donde se aplica este proyecto sostenible.

La actividad agropecuaria en Cuba está directamente afectada por el cambio climático, en particular por los intervalos de sequías y lluvias extremas, el aumento de la temperatura mínima del aire, y una mayor incidencia de plagas y enfermedades.

La agricultura cubana sufre con el aumento del nivel del mar, que ha salinizado las aguas subterráneas y el suelo agrícola, además de inundar algunas zonas costeras.

Basal considera ese y otros factores que limitan la producción nacional de alimentos básicos, pues encontrar una solución al problema es un tema de máxima prioridad para Cuba.

El proyecto promueve las medidas de adaptación a las nuevas amenazas y capacita a los actores claves en la agricultura, tanto para la planificación como para la toma de decisiones.

Pretende llegar a otros 30 municipios cubanos, con el uso de herramientas de planeamiento especializadas, y la adopción de prácticas sostenibles de manejo de suelos y agua y de gestión agropecuaria, entre otras iniciativas.

02 Abr , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés