Pero, ¿Y qué sacamos con tener tasas óptimas de pleno empleo si es que nuestra jubilación no tendrá la misma bonanza que éste? Estas cifras se han mantenido, en el tiempo, de manera “estable”, sin embargo, la ciudadanía debería preguntarse qué espera para el futuro, al vislumbrar que la población envejece y lo más probable es que se extenderá la edad de jubilación tal como ha sucedido en muchos países de Europa.

Alrededor de un 20% del presupuesto nacional se gasta en pagar pensiones en Chile, lo que implica un desembolso de 11 mil millones de dólares, aproximadamente. Y es que hoy nuestro sistema de administración de fondos de pensiones está siendo fuertemente cuestionado, debido a que nuestras pensiones aún funcionan bajo un método que muchos catalogan como “obsoleto”.

Pero si la idea es modificar el sistema, ¿cuáles son los cambios que se deberían hacer? ¿Qué hay que considerar a la hora de proponer una reforma de las AFP’s chilenas? Y en cuanto a la posibilidad de una AFP Estatal, ¿es una buena opción?

Es que de hecho, durante 2012, las AFP obtuvieron utilidades por 603 millones de dólares. Pero, ¿qué más nos conviene a los chilenos? ¿Es rentable para nuestras futuras pensiones que el sistema genere crecimiento y ahorro en sí mismo? ¿Es necesario apuntar a esfuerzos combinados que permitan acceder a trabajos sustentables para el adulto mayor dado la posible extensión en la edad de jubilación?

Margarita Ducci

Directora Ejecutiva
Red Pacto Global Chile (ONU) – Unab

29 Abr , 2013 0 Comments Noticias, Vitrina de Opinión