Algunas de las ventajas que presenta el “Teletrabajo” o “trabajar a distancia”, es que permite una mayor flexibilidad y movilidad, mayor productividad, conciliación de la vida familiar y laboral, menos gastos de tiempo y dinero en desplazamiento. Además, permite la inserción laboral de aquellas personas que cuentan con alguna discapacidad que les impide desplazarse con facilidad para llegar a un lugar físico ajeno a su vivienda,  para desarrollar ciertas labores remuneradas.

En nuestro país, entre abril y mayo de 2010, 218.688 mujeres trabajaban desde su hogar, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Además, la Cepal estima que el 97% de la población teletrabajadora se encuentra en zonas urbanas y tienen un promedio de edad que no suele superar los 36 años.

El Teletrabajo es una opción diferente. El entorno de trabajo virtual exige nuevas competencias en los trabajadores/as, va desde trabajar diariamente en  el domicilio, trabajo alternando el domicilio y su lugar en la empresa. Cual sea  la modalidad, hay tres componentes comunes: flexibilidad espacial, flexibilidad temporal y el uso intensivo de tecnologías de la información, en particular, internet Por otro lado los lideres de las organizaciones, deben tener la capacidad de motivar y llegar al “corazón y a la mente” de los/las colaboradores/as, de manera de poder impulsar el compromiso con la organización y el cumplimento de los objetivos como fin último de la comunidad virtual. Son estos últimos, desde su rol de gestor de personas, quienes deben organizar y planificar el trabajo en esta nueva modalidad de trabajo.

Pero, ¿Qué es el Teletrabajo?, es el resultado de la coordinación de las redes de telecomunicaciones y los sistemas informáticos, que permiten desarrollar las tareas diarias de un/a trabajo/a, sin la necesidad de estar físicamente en la empresa para la que trabajan, pero sí virtualmente a través del uso de tecnologías de información que se requieran para esto.

Pero desarrollar esta modalidad laboral requiere que el desarrollo de las actividades y/o cargos no requieran presencia física en el lugar de trabajo, no estén asociados a la atención al cliente ni supervisión de trabajos en terreno y no estén sujetos a sistema de turnos.

Maritza Briones Gajardo, Asistente Social Laboratorio Bagó de Chile, Directora Red Internacional de Trabajadoras Sociales de Empresa (ATSE).

18 Nov , 2013 0 Comments Noticias, Vitrina de Opinión