Implementar estrategias de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) al interior de las compañías aumenta las ventas de una empresa hasta 150% al convertirlas en modelos atractivos para los consumidores, aseguró American Express México en su último estudio “Actitudes y pensamiento de los mexicanos sobre responsabilidad social”, según consignó El Economista de México.

En este estudio, aplicado a una muestra de 500 personas, 86% de ellas indicó que prefieren adquirir productos o servicios de empresas que son socialmente responsables.

Y es que los consumidores se han vuelto más exigentes en cuanto al desempeño de las empresas, pues dicho documento también mostró que 39% de los encuestados dejó de consumir productos y de contratar servicios que no vinieran de compañías socialmente responsables.

Una mirada al interior

Una empresa socialmente responsable, de acuerdo con José Luis Pliego, consultor del Comité Nacional de Productividad e Innovación Tecnológica (Compite), es aquella que impacta positivamente en situaciones sociales, económicas y ambientales con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valor de mercado, “busca ayudar pero siempre tomando en cuenta las retribuciones que puede tener, las cuales no siempre son económicas o materiales”, explicó.

Sin embargo, el concepto de responsabilidad social no sólo implica ser una compañía orientada a cuidar al medio ambiente o a apoyar causas sociales, implica que al interior de una organización exista una serie de valores y principios que reduzcan su impacto social, económico y ambiental.

“Para ser socialmente responsables, las empresas necesitan analizar los elementos que les brindan rentabilidad y buscar que su forma de trabajo sea compatible con prácticas que les ayuden a disminuir o compensar su impacto ambiental, así como a mejorar en áreas internas”, explicó Jorge Reyes Iturbide, director del Centro IDEARSE para la Responsabilidad y Sustentabilidad de la Empresa.

 

12 Mar , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés