El último informe de Sostenibilidad Corporativa 2013 elaborado por Global Compact, tiene el de objetivo de revisar a cabalidad las medidas adoptadas por las empresas a nivel global y ver si éstas integran prácticas de Responsabilidad Social Empresarial  en sus negocios, operaciones y cultura.

El reporte se elaboró  en noviembre de 2012,  cuando las empresas que formaban parte de Global Compact, fueron invitadas a participar de forma anónima en una encuesta que mide su compromiso con los lineamientos de la organización.  El sondeo se encontraba disponible en línea en inglés, chino, francés y español. Quien se encargó del análisis fue la escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania. En total participaron 1712 empresas de 113 países, lo que representa una tasa de respuesta del 25%.

Datos aportados por el estudio, muestran  algunas diferencias, como por ejemplo que  el 65% de las empresas se compromete a desarrollar y/o evaluar las políticas de sostenibilidad y estrategias a nivel CEO, pero solo 35% capacita a sus gerentes para integrar la sostenibilidad en su estrategia y operaciones. Más cifras detallan que  el 90% de los consejos de administración se comprometan a debatir y actuar en temas de sostenibilidad, ya sea como parte de su agenda regular o según sea necesario, pero solo el 8% de ellos tiene paquetes de remuneración ligados al rendimiento de la sostenibilidad.

Al respecto, Margarita Ducci, Directora Ejecutiva de Pacto Global Chile manifiesta que las empresas reconocen la importancia de la sostenibilidad pero que aún falta más acción en esta materia.

“El informe muestra una clara diferencia entre lo que las empresas ‘dicen’ y lo que `hacen’ realmente. En ese sentido los avances han sido lentos y el crecimiento de manera paulatina. Pero es notable observar que se han comenzado a tratar temas antes considerados ‘conflictivos’, explicándose en mayor profundidad causas y soluciones. En este sentido, el balance es muy positivo, impulsado por las exigencias del sector y de la opinión pública, que hoy día intervienen con más fuerza en decisiones que puedan afectar la extracción de recursos naturales y la preservación del entorno geográfico. Las empresas se ven en cierta forma, `presionadas’ a crear soluciones y demostrar que ellas funcionan, transformándose en ejemplo de buenas prácticas”, explica Ducci.

Otros datos arrojados por el Informe de Sostenibilidad Corporativa 2013, es que  el tamaño de la empresa influye para adoptar prácticas sostenibles, ya que  las empresas más pequeñas tienen más desafíos para pasar del compromiso a la acción. En cambio las compañías más grandes,  van a la vanguardia en los cambios requeridos. Esto se puede apreciar en la cadena de valor de los proveedores. “Si bien la mayoría de las empresas han establecido expectativas de sostenibilidad para sus proveedores, no están siguiendo el cumplimiento o ayudando a los proveedores a alcanzar sus objetivos. Mientras que el 83% de las empresas considera la adhesión a los Principios del Pacto Global para sus proveedores, sólo el 18% les apoya con el establecimiento y revisión de objetivos, mientras que sólo el 9% toma medidas para verificar el cumplimiento de estos. La clave está en que las grandes compañías guíen a sus proveedores en esta materia para así generar un ‘círculo virtuoso’ en relación a la cadena de valor. Para potenciar este círculo virtuoso es necesario focalizar los esfuerzos de las empresas en la capacitación y en las diversas certificaciones en materia de sostenibilidad o normas de calidad” precisa Margarita Ducci.

Punto a parte, es el que el desarrollo sostenible crece, ya que  el 70% de las empresas del Global Compact están adoptando medidas para avanzar en sus objetivos de sustentabilidad, utilizando el “Core Business”, la inversión social y las alianzas estratégicas. Sin embargo, siguen existiendo metas a cumplir en el largo y mediano plazo, dado que hay escenarios a tener en cuenta. Por ejemplo, conocer las reglas internacionales que nos afectarán en el ámbito nacional, producto del contexto de globalización. Analizar la propia legislación de Chile, considerando stakeholders, características de la propiedad en Chile, y un análisis de la legislación que afecta a los accionistas (principales y minoritarios) en materia de gobierno corporativo y a los trabajadores en materia laboral. “Otro punto fundamental, que en Chile está creciendo, es el papel de los consumidores, el consumo responsable y la protección hacia ellos. Servicios como el SERNAC y otros afectan esta relación empresa-consumidor. Y el cuarto elemento del análisis se refiere a la comunidad. No pocas empresas han desarrollado buenas prácticas de ciudadanía corporativa, que van más allá de la filantropía y apuestan por el desarrollo. Otras no lo han hecho con consecuencias graves en la imagen de la compañía y afectan consecuentemente el empleo y la sostenibilidad”.  Explica Ducci.

Al estudio, también se suman las conclusiones de “Leader Summit 2013”, la Cumbre de Líderes más importante del mundo, ya que ahí se establecieron  los lineamientos que las empresas deben seguir para alcanzar una sociedad sostenible.

 

 

 

24 Sep , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Pacto Global