En el caso de la elaboración de la política Intrafamilar, el sentido de esta política es acoger y brindar apoyo a quienes sufren violencia en la pareja o familia y también a quienes la ejercen, haciéndose parte de las soluciones. Para ello se han realizado distintos procesos y definido mecanismos en forma simultanea:  a) la Declaración de la Política; b) Instalación de capacidades -charlas informativas, capacitación en la temática y formación de monitoras/es- con la participación desde el nivel operario a la alta gerencia de manera de involucrar a la comunidad en su conjunto; c) Fortalecimiento de la Unidad Psicosocial; d) Elaboración del Protocolo de Actuación Interno; e) Desarrollo de redes de apoyo social; f) Campañas intra-red; e) Difusión de la política con actores gubernamentales, empresas y organismos internacionales.

El desarrollo de esta política tiene también un gran componente de innovación en el negocio al comprender que la violencia que las trabajadoras y los trabajadores viven en sus relaciones de pareja tienen impactos negativos en la productividad de la Compañía y que cuando ésta participa de las soluciones contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas y su desempeño laboral. Al mismo tiempo da cuenta que, más que grandes recursos, requiere voluntad política para contribuir a dejar en el pasado la discriminación y la violencia, mediante una política que no discrimina, ni estigmatiza a quienes sufren la violencia y que al mismo tiempo ofrece apoyo a quienes la ejercen estableciendo compromisos concretos de cambio personal.

La política (RH-DOC-23) es inclusiva porque involucra a la comunidad laboral en su conjunto en la comprensión del problema y en las soluciones. Todas y todos podemos prevenirla e intervenir en su abordaje no sólo en la empresa, sino también en las familias, clientes, proveedores, círculos o redes sociales y comunidad en general.

Promueve el respeto, las relaciones saludables, la equidad entre mujeres hombres y el derecho humano de toda persona a vivir una vida libre de violencia. Asimismo es contraria a la exclusión o estigmatización ya que en vez de obligar al silencio y rechazar a las personas que sufre este problema, se hace parte de las soluciones acogiendo y apoyando el cambio de las personas.

La política anti-violencia se focaliza en la comunidad interna de  Laboratorio Bagó de Chile, no obstante, la Compañía fomenta la cultura del respeto y la equidad de género como un valor transversal de su RSE.

Maritza Briones Gajardo

Asistente Social de Laboratorios Bagó

Diplomada en Violencia Intrafamiliar

Directora Red de Trabajadoras Sociales de Empresa – ATSE