La compañía suiza Schindler ha instalado en Barcelona el primer ascensor solar del mundo, el que permite reducir hasta un 50% la energía consumida durante un año.

Además, en función de la disponibilidad de la fuente de energía, el equipamiento puede llegar a funcionar de manera autónoma respecto de la red eléctrica. Así, al ahorro energético se suma una mayor seguridad del equipamiento, puesto que se reduce drásticamente la posibilidad de que los pasajeros queden atrapados por un apagón en la red eléctrica.

El director de negocios de Europa-Sur de Schindler, Alain Garrigue, considera que la instalación del elevador solar en Barcelona es el “punto de partida para los ascensores movidos por energías renovables”, según declaraciones recogidas por el diario ABC. En 2012, Shindler logró aumentar sus ingresos en un 5,1% gracias a su negocio en los mercados emergentes.

 

27 Mar , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés