La Comisión Europea ha adoptado una nueva estrategia destinada a fomentar la utilización de infraestructuras verdes y garantizar que la valorización de los procesos naturales forme parte de la ordenación territorial de manera sistemática.

Las infraestructuras verdes son una herramienta de eficacia probada que utiliza la naturaleza para generar ventajas ecológicas, económicas y sociales. Así, por ejemplo, en lugar de implantar infraestructuras de protección contra las inundaciones, una infraestructura verde permitiría utilizar humedales naturales para absorber el exceso de agua en caso de fuertes precipitaciones.

Según lo publicado por Compromiso RSE, Janez Potočnik, comisario de Medio Ambiente, ha declarado que “el desarrollo de infraestructuras verdes es, a menudo, una buena inversión para la naturaleza, la economía y el empleo. Cuando se justifique tanto desde el punto de vista medioambiental como desde el económico, debemos ofrecer a la sociedad soluciones afines con la naturaleza, en vez de contrarias a ella”.

Las infraestructuras verdes resultan a menudo más baratas y sostenibles que las soluciones alternativas que ofrece la ingeniería civil convencional. Por ejemplo, la incorporación de parques ricos en biodiversidad, de espacios verdes y de corredores de aire fresco puede mitigar los efectos negativos de las olas de calor en verano. Además de beneficios para la salud y el medio ambiente, las infraestructuras verdes también aportan numerosas ventajas sociales, tales como la creación de puestos de trabajo, y convierten a las ciudades en lugares más atractivos para vivir y trabajar. También permiten el desarrollo de la vida silvestre, incluso en zonas urbanas.

Principales puntos de la estrategia europea

Fomentar las infraestructura verdes en los principales ámbitos políticos tales como la agricultura, la silvicultura, la naturaleza, el agua, el mar y la pesca, la política regional y de cohesión, la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo, el transporte, la energía, la prevención de catástrofes y la utilización de la tierra. La Comisión va a desarrollar, de aquí a finales de 2013, una serie de directrices destinadas a demostrar de qué modo se pueden integrar las infraestructuras verdes en la aplicación de estas políticas de 2014 a 2020.

Mejorar la investigación y los datos, consolidar la base de conocimientos y fomentar las tecnologías innovadoras de apoyo a las infraestructuras verdes.

Facilitar el acceso a la financiación destinada a proyectos de infraestructura verde: en colaboración con el Banco Europeo de Inversiones, la Comisión va a crear, de aquí a 2014, un mecanismo de financiación de la UE que apoye este tipo de proyectos.

Apoyo a proyectos de infraestructura verde a escala de la UE: la Comisión va a llevar a cabo, de aquí a finales de 2015, un estudio para evaluar las posibilidades de desarrollar una red de infraestructuras verdes a escala de la UE.

08 May , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés