La Red Pacto Global Chile desde hace ya tres años realiza un estudio que se centra en el análisis de los reportes de sostenibilidad que efectúan las empresas anualmente, requisito fundamental para mantener su adhesión a la red mundial.

El análisis de estos reportes que las empresas elaboran, mediante diferentes metodologías, ya  sea GRI, en sus distintas versiones , o en la modalidad más simple del COP ( Communication on Progess, por sus siglas en inglés), permite establecer indicadores en aspectos comunes, destacar aquellos más fuertes en la implementación de los 10 principios que esta iniciativa de Naciones Unidas promueve, así como también aquellos que aún son débiles y que es necesario mejorar. El estudio hace especial  énfasis, en las buenas prácticas, es decir en la forma en que una empresa implementa alguno o más de estos principios, llevando a cabo un programa específico que sirve de ejemplo a otras organizaciones y que resulta notable por su contribución a la sociedad.

Hace algunos días la Red Chilena, en una ceremonia en que convocó a todos sus adherentes, realizó la nominación de las buenas prácticas para cada una de las áreas de Derechos Humanos, Relaciones Laborales, Medioambiente y Anticorrupción, destacando las empresas más avanzadas  en cada una de las áreas, para finalmente, mostrar el resultado del proceso que a través de un jurado eligió a  la empresa ganadora con su buena práctica, en cada una de esas cuatro áreas.

Ese estudio que llamamos SIPP ( Sistema de Integración de los Principios del Pacto Global), es un ejercicio que nos parece muy incentivador para que las empresas y organizaciones se sientan incentivadas a realizar programas más ambiciosos y desafiantes, que con innovación y creatividad, apunten a diseñar nuevas formas de aportar al desarrollo en la educación, en la ética, en la inclusión, en la erradicación del trabajo infantil,  en el reciclaje, y tantos otros aspectos.

Creemos que al conocer cada caso en detalle, apreciar su gestación, el cómo se inserta dentro de la estrategia corporativa  de la empresa, cómo participan sus directivos, sus empleados y en muchos casos, sus proveedores, se convierte en un paradigma al cual otras empresas  empiezan a observar y aspirar en su convencimiento del valor de su rol en la contribución a la sostenibilidad del país.

Esperamos así que en el 2014, muchísimas más empresas participen con su reporte en este estudio y que los ejemplos nominados sean conocidos por todos en mayor profundidad, convirtiéndose en verdaderos hitos de esta colaboración y este nuevo papel de las empresas ante las comunidades y la sociedad en general.

Queremos llevar este modelo a América Latina a través del Centro Regional en apoyo al Pacto Global para Latinoamérica y el Caribe, de modo de contar con una serie de ejemplos concretos de las empresas adheridas al Pacto Global, en toda la región.

Estamos ciertos que esto tendrá cada vez más impacto positivo y que a futuro no se concebirá que una organización se aboque solamente a entregar o producir servicios o productos de buena calidad, sino que su contribución a la sostenibilidad será medida y será valorada, incluso exigida por sus clientes: es una tendencia que va en alza y seguirá creciendo, en beneficio de todos.

Margarita Ducci

Directora Ejecutiva Red Pacto Global Chile (ONU) – UNAB.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

09 Dic , 2013 0 Comments Noticias, Vitrina de Opinión