Margarita Ducci, Directora Ejecutiva de Red Pacto Global Chile, participó, en Cartagena Colombia, en el Foro: “Creando Valor Compartido: El Papel Cambiante de los Negocios en el Desarrollo”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Nestlé S.A..

Este nuevo modelo de negocios fue el tema del foro mundial que llevó a cabo el Banco Interamericano de Desarrollo y Nestlé recientemente, en Cartagena de Indias, Colombia. El encuentro fue inaugurado por el Presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Según consigna El Mercurio, el germen del concepto comenzó en otro foro internacional, tras varios días de escuchar sobre RSE y de conversaciones en las que todos los presentes afirmaban que había que devolverle algo a la sociedad, haciendo una especie de mea culpa frente a los cuestionamiento a todo nivel que enfrentan las empresas. En ese momento, Peter Brabeck, presidente mundial de Nestlé, se levantó y dijo a los empresarios y altos ejecutivos de las más importantes empresas mundiales: “No tengo nada que devolver a la sociedad, porque no le he estado robando. Yo no le he quitado valor a la sociedad porque creé un negocio. Lo que veo es que hemos creado valor para la sociedad a través del negocio”.

Asimismo, en el foro mundial, llevado a cabo en Colombia, hubo consenso en que la pobreza y la desigualdad son los temas clave para las empresas, y dentro de cada una, son variados los aspectos en que se puede actuar, especialmente en el medio rural.

“En el foro se comprendió el verdadero beneficio de asumir la vía del valor compartido, que no solo contribuye al desarrollo de las comunidades y de la sociedad en general, sino que a la reputación de la empresa… Las empresas deben asumir este rol para hacer más humano el mundo de los negocios, entregando un beneficio social y contribuyendo con soluciones a grandes problemas, como el cuidado del agua, el desarrollo rural sostenible y la alimentación saludable”, señaló Margarita Ducci, Directora Ejecutiva de Red Pacto Global Chile.

Por ejemplo, según consigna El Mercurio, uno de los retos asociados con el desarrollo mundial es que la gran mayoría de los pobres están en las zonas rurales, son 1.200 millones de personas que viven con menos de 1,25 dólares por día, y el 70% vive en el campo. Está la necesidad de alimentar mejor a la población, a un costo razonable y sin daños ambientales -la India va a tener 800 millones de personas adicionales en 2050-; hay 450 millones de personas que tienen hambre crónica, niños que no tienen los nutrientes adecuados en sus dos primeros años de vida, que son básicos para su desarrollo intelectual, mientras que la obesidad aumenta.

“Estamos viendo una nueva oportunidad, una nueva manera de pensar sobre el papel de la empresa privada en el desarrollo económico, social, ambiental; o sea, en un sentido amplio. Durante los últimos 10 años o más eran los gobiernos y las ONG los actores principales del desarrollo, y el papel de la empresa privada era el de ser un buen ciudadano brindando apoyo filantrópico, contratando, invirtiendo, tributando, acatando las leyes, o minimizando o mitigando los daños, pero no era actor directo para impulsar el desarrollo”, señaló Michael Porter en el Foro.

El modelo de “Valor Compartido” en Sudamérica

Según señala El Mercurio, en Colombia, Nestlé está trabajando con productores de café capacitándolos en buenas prácticas, entregándoles las plantas más apropiadas para las condiciones específicas de cada zona, lo que ha redundado en un negocio más lucrativo para el productor. Hasta ahora han entregado 13 millones de cafetos y esperan llegar a 60 millones en cinco años más. Mientras, la empresa ha logrado reducir su huella hídrica en 30% y el gasto energético en 20%, con lo cual la compañía consigue sostenibilidad.

El modelo llega también a la producción lechera colombiana. El objetivo es mejorar la calidad de la leche y la productividad de los ganaderos. Se evaluó la huella hídrica en todo el proceso y se concluyó que el mayor impacto está en el proceso ganadero. Se ha trabajado con niños en el programa Agua Vida, enseñándoles a manejar mejor los recursos hídricos, y por otro lado, se plantaron árboles nativos al lado de fuentes de agua. Y a los ganaderos se les enseña cómo manejar mejor los recursos y ya incrementaron su producción en 147%.

Mientras que en Chile, Nestlé, independiente de la coyuntura actual que la tiene enfrentada a los productores por los precios, implementó un sistema de pago de bonos para estimular ciertas prácticas. Por ejemplo, la pauta de pago desde octubre de 2012 contempla un estímulo directo a los pequeños productores, equivalente a $5 por litro. El Bono Pequeño Proveedor es para el productor de menos de 50.000 litros/año y que tenga leche de buena calidad. En Los Ángeles subió a $10/L, a contar de mayo 2013.

Asimismo, 70 proveedores están incorporados a un plan de apoyo para mejoras productivas y medioambientales en convenio con Indap, que implica capacitaciones, por ejemplo, en administración predial, gestión, crianza de terneras, prevención de cojeras en vacas de leche, calidad de leche fresca y sistema de pago de la leche fresca, entre otros. Otros 30 productores en Chiloé han recibido apoyos técnicos, y como estímulo adicional, la pauta de pago tiene un bono geográfico de $7/L (En Llanquihue-Osorno es de $3,5/L).

También existe la bonificación medioambiental, basada en el Manual de Sustentabilidad en Predios Lecheros que la empresa desarrolló, la que se otorga por medio de una auditoría externa que evalúa la condición productiva del predio en cinco ejes: Lechería baja en carbono, servicio ambiental, bienestar animal, protección ambiental y protección de las personas. Se les asigna un puntaje y a este, a su vez, un valor por litro, con un máximo de $6/L para el 100% de cumplimiento. El promedio de la pauta esta en$5/L. La certificación debe validarse una vez al año.