Gustavo Pérez y Rodolfo Sagahón, presidente y coordinador de la Red del Pacto Mundial en México, fueron entrevistados por el portal de Corresponsables, donde explicaron que “en México, la RSE ya se entiende como un aspecto estratégico del negocio”.

Ambos han sido observadores privilegiados de la evolución de RSE en México. No en vano, dirigen una de las organizaciones del país y del mundo con mayor peso en este ámbito. Así, destacan avances importantes, como el hecho de que se debata sobre objetivos medibles y el valor de la transparencia. De los 10 principios del Pacto Mundial, los más desarrollados son los ambientales y laborales y el que menos, la anticorrupción. Y un reto: que este nuevo paradigma empresarial llegue a las pymes.

¿Cómo ha evolucionado la Red del Pacto Mundial en México en los últimos años y cuáles sus principales líneas de actuación de cara a los próximos meses? 

Gustavo Pérez: Desde el lanzamiento de Pacto Mundial en México, las acciones han estado encaminadas a desarrollar y consolidar la iniciativa a través del incremento del número de organizaciones participantes y brindarles herramientas, metodologías y conocimiento para el cumplimiento de los 10 principios y la elaboración de su comunicación de progreso (COP).

Rodolfo Sagahón: En México, la Red del Pacto Mundial se lanza en 2005. Hoy contamos con más de 300 participantes que la convierten en la segunda red más grande de Latinoamérica -sólo después de Brasil- y la sexta en el mundo. Tenemos un crecimiento promedio sostenido de 6.5 participantes nuevos por mes.

Asimismo, la representación y participación de distintos tipos de organismos la convierten en una red muy rica por su carácter multidisciplinario. Poco más del 60% de los participantes de la Red del Pacto Mundial en México son empresas y el 40% restante lo conforman organizaciones de la sociedad civil dentro de las que destacan universidades, ONG, entidades gubernamentales y fundaciones empresariales. Este año tenemos como objetivo conformar una entidad independiente co-dirigida por las organizaciones mexicanas participantes y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. También buscamos cerrar 2012 con 375 participantes.

¿Cómo ha evolucionado la RSE y la sustentabilidad en México durante los últimos años?

G.P: México ha hecho avances importantes en materia de RSE. Cada vez hay más empresas y organizaciones que desarrollan proyectos sociales y ambientales exitosos. Sin embargo, aún hay un camino por recorrer para consolidarnos como una referencia mundial.

R.S: En México, la RSE ha dejado de percibirse como un asunto meramente filantrópico para atenderse desde el plano estratégico de las organizaciones.

¿Cuál es la situación actual de la Responsabilidad Social en nuestro país? ¿Qué sectores están más implicados y cómo convencer a los críticos o escépticos de la RSE?

G.P: México toma cada vez más un papel protagónico en el concierto mundial de la Responsabilidad Social y prueba de ello es el sexto lugar dentro las redes de Pacto Mundial. La dispersión geográfica y el tamaño de las organizaciones, donde las pymes representan la mayoría de las empresas en México, nos brinda la oportunidad de crecer y consolidarnos en todo el país. El sector industrial es el de mayor dinamismo. Por otro lado, los escépticos se convencen con resultados y cuando conozcan los beneficios de integrar a su estrategia de negocio acciones de Responsabilidad Social, se irán convenciendo.

R.S: La RSE en México ya se entiende como un asunto de estrategia del negocio a mediano y largo plazo. En los foros de RSE más reconocidos del país se discute sobre asuntos fundamentales de la sustentabilidad empresarial como el compromiso de los directores, el establecimiento de objetivos estratégicos medibles y la apertura al diálogo y aprendizaje. Quizá el tema más recurrente es el valor de la transparencia y la rendición de cuentas como el elemento que cierra el ciclo de mejora continua en la gestión exitosa de la RSE. Los sectores con mayor participación en México son la industria general y la construcción. El reto que tenemos es integrar a más pymes para tener una red más representativa de la economía en nuestro país. Para convencer a los escépticos sobre las ventajas de la RSE, hay dos mensajes clave: la RSE es una inversión estratégica que te permite afrontar los nuevos riesgos y oportunidades del mercado, y la RSE te permite gestionar de forma transparente la relación de tu empresa con su entorno.

De los 10 principios, ¿cuáles son los que han experimentado un mayor nivel de cumplimiento en el país y cuáles necesitan un mayor impulso?

G.P: Los temas ambientales y de condiciones laborales son los que representan el mayor avance y el tema de anticorrupción es el que representa un mayor reto.

R.S: Efectivamente, los asuntos laborales y de gestión ambiental siguen siendo los más atendidos por las empresas que deciden incursionar en el Pacto Mundial. Esto debido a sus múltiples beneficios a corto plazo y porque en México existen varias herramientas y organismos que apoyan a las empresas de todos los tamaños para atender estos dos ejes. También coincido con Gustavo en que el eje que requiere de mayor impulso es la anti-corrupción, ya que es un asunto que no puede diagnosticarse tan fácilmente por las empresas debido a que en ocasiones ni siquiera es percibida como corrupción. Al respecto, el Pacto Mundial y Transparencia Mexicana han diseñado un portal para que las organizaciones puedan diagnosticarse en línea.

¿Cuáles son los resultados obtenidos por la Red del Pacto Mundial en México hasta la fecha respecto a las comunicaciones de progreso (CoP)?

G.P: Hay 104 organizaciones que se han adherido hace un año o menos, por lo que existe el reto de brindarles acompañamiento para que logren elaborar un CoP que detalle las acciones realizadas para el cumplimiento de los 10 principios.

R.S: La web de nuestra red cuenta con más de 250 comunicados sobre el progreso. Este año nos hemos dado a la tarea de capacitar a las empresas en la elaboración de su CoP. Esto es debido a que había muchas inquietudes y desinformación sobre la estructura y los formatos. Hace dos años, el 20% de los participantes de la red de México se encontraban en estado de ‘empresas no comunicantes’. Hoy ese porcentaje ha disminuido al 6%. Asimismo, tenemos un gran potencial de empresas que pueden reportar CoP en nivel ‘Avanzado’, ya que actualmente sólo hay cuatro empresas en este nivel.

¿Cuál es el papel del resto de grupos de interés tanto en el desarrollo de la Responsabilidad Social como en la Red del Pacto Mundial?

G.P: La academia, medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil y autoridades en los tres ámbitos de gobierno (federal, estatal y municipal) son actores clave. La Responsabilidad Social sólo es exitosa cuando integra a los diversos grupos de relación. Y la red de Pacto Mundial es un organismo abierto que incluye a estos grupos dentro de la iniciativa.

R.S: El 40% de los participantes de la Red del Pacto Mundial en México son organizaciones de la sociedad civil. En este grupo podemos encontrar universidades, ONG, entidades gubernamentales y fundaciones empresariales. Las instituciones académicas han sido grandes aliados del Pacto Mundial como promotores de la red ante las generaciones de estudiantes que serán muy pronto directores de las organizaciones mexicanas. Dos muestras claras de colaboración con la academia son: el Centro de Estudios para la Gobernabilidad (CEGI) del IPADE –la principal escuela de negocios de México–, que es miembro del Comité del Pacto Mundial, y que recientemente se ha firmado una cátedra de vinculación entre la Universidad Anáhuac del Norte y el Centro Regional del Pacto Mundial en América Latina. Las entidades gubernamentales, las ONG y fundaciones han jugado un rol fundamental en los eventos de diálogo, ya que son estas organizaciones las que cuentan con el conocimiento profundo de los temas de sustentabilidad y apoyan a las empresas a interpretarlos e integrarlos de una forma ordenada y estratégica.

¿Cuáles son los objetivos de futuro del Pacto Mundial tanto a nivel global como en México?

G.P: Anhelamos que se cumpla el objetivo de tener a 20,000 organizaciones participantes en Pacto Mundial para el 2020 y que México esté dentro de las cinco redes que más participantes aporta a la iniciativa.

R.S: Al corto plazo buscamos cerrar 2012 con 375 participantes. Al mediano plazo, ser la Red más grande de Latinoamérica y estar en el top 5 a nivel mundial.

17 Jul , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Pacto Global