La Unión Europea editó una guía para pequeñas y medianas empresas, con la idea de extender la Responsabilidad Social también en estas compañías de menor tamaño.

Daniel Calleja, director general de Empresa e Industria de la Comisión Europea, cuenta en el prólogo que en junio de 2012 reunieron aproximadamente a 100 asesores de pymes que acumulan una larga y sólida experiencia en asesoramiento social y ambiental, y que pusieron en común las ideas que aparecen en la guía.

Los expertos advierten de varias cosas que no se deben hacer: como tratar a los clientes con condescendencia, actuar como el único experto en el tema, fingir poseer soluciones que no se tienen o hablar solo en términos teóricos.

El documento tiene ejemplos de toda Europa que pueden ser imitados por las empresas. Por ejemplo, en el apartado que recomienda construir redes, la red de aprendizaje Quadrant, que permite a cerca de 100 directivos de las pymes belgas reunirse una vez al mes en grupos reducidos para conocer y trabajar con la RSE.

Compañías proactivas

En el capítulo “cadenas de valor globales”, se recomienda a las empresas ser proactivas en asegurar que todo el proceso de producción cumple con los estándares éticos y ambientales.

Así, citan el proyecto SUSBIZ Kenya, que une pymes danesas y kenyanas: se ayuda a las de Kenya a que apliquen prácticas de negocios sostenibles y las de Dinamarca se benefician de una mejorada gestión global de la cadena de valor.

Citan el ejemplo del proyecto Transparencia, apoyado por el gobierno catalán y por la Global Reporting Initiative, reúne a empresas multinacionales para ayudar a pymes (generalmente, a sus proveedores).

08 May , 2013 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés