implementado por Samsung Electronics Chile y el Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

En el encuentro, Rafael Carrasco, doctor en Ciencias Sociales, Humanidades y Estudios Interdisciplinarios de Política Educativa de la Universidad de Stanford y director de Estudios del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, realizó una charla en la que explicó la importancia del desarrollo de profesionales técnicos en el país. El experto destacó que la educación técnico profesional representa el 44% de los estudiantes que salen de cuarto medio, grupo que se caracteriza además por sus altos índices de vulnerabilidad. El investigador recalcó que “las habilidades que los estudiantes requieren en el siglo XXI son más complejas y el tipo de educación que se debe desarrollar tiene que ser diferente”.

El proyecto lanzado busca apoyar a cuatro liceos técnicos, entregándoles asesorías y capacitación a docentes y directivos para el desarrollo de capacidades. También incluye la entrega de equipamiento tecnológico para apoyar su labor de formación técnica. Además, se implementará un sistema de prácticas profesionales que vincule a los cuatro liceos con la empresa Samsung, generando una experiencia de formación para los estudiantes.

“Queremos estar presentes en la etapa educativa de miles de jóvenes que han optado por la enseñanza Técnico Profesional, y apoyarlos con las herramientas necesarias, con el fin de generar mayor empleabilidad y desarrollar las destrezas técnicas de los estudiantes. Como compañía hemos decidido crear plataformas ligadas a la educación como Samsung Technical Institute, Smart School y el concurso científico Soluciones para el Futuro, porque nos sentimos con la responsabilidad de apoyar y potenciar a las nuevas generaciones”, explicó Germán Sáenz, gerente de Ciudadanía Corporativa de Samsung Chile.

Por su parte, Ana María Raad, gerenta del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile, destacó el sentido de la iniciativa: “Este proyecto no es sólo la entrega de tecnología. Se hace cargo de una mirada de educación para el siglo XXI,  que requiere un análisis del entorno más complejo y el desarrollo de nuevas competencias. Permite generar capacidades en docentes y directivos de acuerdo a un diseño que considera la realidad de cada liceo y sus propios desafíos de mejoramiento”, indicó.

En una primera etapa este proyecto piloto se llevará a cabo en cuatro establecimientos: Liceo Industrial A22 de Santiago, Liceo Marcelino Champagnat, Colegio Técnico Profesional Aprender de La Pintana y Liceo Felipe Cortés de Nogales. “Ser beneficiados con este proyecto es muy gratificante e importante para nosotros como institución, ya que es un gran respaldo al momento de entregarle las herramientas necesarias a nuestros alumnos para que lleguen realmente preparados al mundo laboral”, comentó Priscila Cornejo, directora del Liceo Industrial de Santiago.

Los desafíos de la educación T.P. en Chile

  • Articular el sistema educativo con el sector productivo y la educación escolar con la educación superior.
  • Desarrollar una institucionalidad T.P. que permita abordar más eficazmente sus especificidades.
  • Fortalecer el enfoque de competencias para que se ajuste a lo requerido por el mundo productivo.
  • Incorporar las habilidades del siglo XXI. Es decir, desarrollar la autonomía, flexibilidad, trabajo en equipo y el manejo de información.
  • Fortalecer capacidades en actores claves: docentes, directivos, orientadores, tutores de prácticas, etc.
  • Una mejor orientación a los alumnos a través del proceso escolar.

 

 

 

 

02 Jun , 2014 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés