El comienzo de la primavera, las Fiestas Patrias y cuatro días libres son la excusa perfecta para hacer una pausa y tomar las fuerzas  necesarias para terminar bien el año. Y por lo mismo, son muchos los que deciden durante estos días  escaparse a unas mini vacaciones o  prender  la parrilla y salir a celebrar a fondas y ramadas con la familia y amigos.

Pero la fiesta y el descanso siempre traen costos que fácilmente se pueden escapar de las manos  y por este motivo hay que saber administrar las finanzas para no caer en un sobre endeudamiento innecesario. Paola Alvano, Gerente de Comunicaciones y RSE de BCI, entrega los siguientes datos para que los costos de las Fiestas Patrias no se salgan de control.

1-      Defina un presupuesto: Antes de tomar la decisión de salir de vacaciones o de tirar la casa por la ventana siempre se recomienda definir un presupuesto. Luego, haga la simple operación matemática de restar sus gastos mensuales de la suma total de sus ingresos. Si cuenta con excedentes su presupuesto le permitirá darse el gusto de gastar o pedir un crédito para financiar su descanso. “Es importante ser conscientes al definir un monto de gastos al salir de viaje. Hay que incluir además desembolsos inesperados, como una potencial falla mecánica del auto, o algún evento improvisto cuando se está de viaje”, asegura Alvano.  “Una vez que se maneja la cifra respecto de cuánto dinero extra se tiene, es ahí cuando se pueden tomar decisiones de compra. No antes. Aterrizar es la clave”.

2-      Aproveche panoramas gratuitos: 

Tanto Santiago como regiones siempre ofrecen panoramas que no necesariamente representan un gran desembolso de dinero, “Salir a encumbrar volantines, visitar ferias artesanales, pasear por la playa o disfrutar de los panoramas  culturales que muchos municipios ofrecen gratis o a muy bajo costo son una muy buena alternativa para disfrutar del tiempo libre, esto implica un bajo costo que ayuda mucho a controlar las finanzas, especialmente cuando se tiene una familia grande”.

3-      Asegure sus productos bancarios: No hay nada más desagradable que ser víctima de clonación de la tarjeta de crédito, o víctima del robo de productos bancarios, especialmente cuando se está en el extranjero. Por lo mismo y al igual que  las pertenencias, las personas pueden asegurar durante un viaje sus productos financieros, especialmente sus tarjetas de crédito y débito, que son los elementos más utilizados para realizar transacciones en el extranjero.

“Muchas tarjetas incluyen servicios de asistencia y seguros de viaje con coberturas por pérdida de documentos, asistencia legal, etc., por lo que es importante que antes de realizar un viaje las personas se informen de todos estos beneficios, porque sin duda es recomendable tenerlo.  Estos seguros prestan cobertura en diversos casos, por ejemplo, en la localización de todo tipo de documentos y tarjetas bancarias, otorgan una indemnización en caso de robo al realizar una compra, o en caso de hurto en los cajeros automáticos. Además, al contar con un seguro para los productos financieros, una persona está protegida frente a posibles casos de clonación y fraude”.

4-      Conozca el CAE y el CTC que ofrece su banco: Si está decidido a pedir un crédito para celebrar a lo grande o si va a sobre exigir sus tarjetas de crédito hay dos siglas que debe tener en mente: CAE y CTC: “El CAE, es la Carga Anual Equivalente, es decir todos los gastos y cobros que representa un crédito, y como el porcentaje de éste puede variar considerablemente entre distintas instituciones financieras, siempre es bueno comparar antes de embarcarse en un préstamo”.

Por su parte el CTC (Costo Total del Crédito), indica las tasas de interés que cada institución cobra. “Es el monto final de lo que usted pagará por lo que pidió, lo que es sin duda un dato que cada persona que pide un crédito debería conocer, sin embargo esto cuesta encontrarlo  con letra grande, por lo que siempre hay que preguntar hasta obtener la información de manera clara”.

5-      Pague sus deudas a tiempo: Evitar un sobre endeudamiento parte con pagar a tiempo los compromisos adquiridos. Así se evita pago de intereses extras y mejora la reputación frente a la institución bancaria. “El buen comportamiento financiero es una apuesta a futuro, ya que cuando se paga a tiempo los bancos suelen hacer préstamos con mayor facilidad, mejorar las tasas y las facilidades ya que los expedientes del cliente están limpios. Por lo mismo al ser ordenado al pagar, es más fácil también ganar la preferencia del banco del cual se es cliente y eso juega muy a favor a la hora de buscar nuevos créditos”. Remata Paola Alvano.

11 Sep , 2014 0 Comments Adherentes, Destacadas, Noticias