La sustentabilidad se ha convertido en un conductor de ventajas competitivas, valor agregado en los productos y una exigencia de los clientes en la industria. Para que las empresas desarrollen estrategias efectivas los programas de sustentabilidad deben ser cuantitativos, sobre una fuerte base científica y fomentando el desarrollo de actividades más transparentes e integradoras. Las métricas permiten identificar la contribución real al logro de los objetivos de negocio en la fabricación, gestión de envases, desarrollo de productos, logística, cadenas de suministro, estrategias de marketing, riesgos y otros aspectos críticos para el abordaje de una visión que propenda a la sustentabilidad en la industria nacional.

Poner en cifras el concepto de sustentabilidad aporta en ventajas concretas para que los procesos de la organización sean más sustentables, esto se traduce en: una mayor eficiencia en el uso de los recursos, ventajas competitivas, posibilidades de acceso a nuevos mercados, mayor productividad y crecimiento, mayor innovación, cumplimiento con estándares ambientales internacionales,  aumento de los activos intangibles (como reputación de la marca y el compromiso de los empleados), revigorización del personal, evolución de los modelos de negocios, entre otros.

En términos simples, la Sustentabilidad se trata de tener en cuenta a las personas, las comunidades, el medio ambiente en todas y cada una de las decisiones del negocio. Tener en cuenta las consecuencias que estas decisiones pueden tener hoy y en el futuro; “No comprometer las expectativas de las generaciones futuras” es el imperativo de la sustentabilidad.

El año 2010 el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) publicó el informe “Visión 2050. Una nueva agenda para las empresas”, el cual define una hoja de ruta basada en áreas clave en las que hay que actuar en las próximas décadas, lo que permitiría a las 9 mil millones de personas proyectadas de población mundial para el 2050 vivir bien y de acuerdo a las capacidades del planeta.

En dicho ejercicio y para determinar los pasos a seguir, el WBCSD y 29 compañías multinacionales buscaron responder cómo sería un mundo sustentable, cómo podría alcanzarse y qué papel deberían desempeñar los negocios para avanzar más rápidamente hacia ese objetivo. Las áreas de trabajo identificadas fueron las siguientes: valores y comportamientos, desarrollo humano, economía, agricultura, construcción, transporte, materiales y bosques.

Existe consenso entre los líderes de opinión consultados que el principal rol de la empresa es ser motor de desarrollo económico, a través de la generación de riqueza, empleo, eficiencia, y productos y servicios de calidad. Algunos indican que las empresas deben legitimarse como un activo del país, para lo cual deben comprender el sentir de la ciudadanía y el sentido profundo de su actuar en la sociedad, para avanzar hacia las visiones integradoras y equilibradas hacia el 2050.

Otras funciones sugeridas para las empresas en relación a los ideales país al 2050 son el certificarse en aspectos de sustentabilidad, mantener un rol subordinado a la regulación del Estado, ser conscientes de sus impactos y de su papel, contribuir a la mitigación del cambio climático, cumplir los mínimos de honestidad en los negocios, preservar el medio ambiente, e impulsar el desarrollo de las personas, sobre todo en relación a la creatividad e innovación.

En tal sentido, el abordaje por parte de las empresas de mecanismos de certificación de validez internacional como las normas ISO 9001, 14001 y OHSAS 18001, surgen como los principales instrumentos utilizados por las empresas para declarar conformidad con estándares de altísima rigurosidad.

En segundo lugar, los reportes de sustentabilidad entre los cuales destacan GRI, ISO 26000, AA1000  permiten reflejar de forma precisa y transparente el desempeño de las organizaciones en los ámbitos social, económico y ambiental. Disponer de un reporte de sustentabilidad incrementa significativamente el valor de la empresa ante inversionistas y mejora la imagen corporativa interna y externamente de la empresa constituyéndose en una excelente herramienta de gestión de las metas internas relacionadas con sus acciones hacia la sustentabilidad.

“La sustentabilidad importa”, y aunque muchas cosas han cambiado en el mundo, esta simple verdad no lo ha hecho. La sustentabilidad es importante para nuestros empleados, para nuestros accionistas y para las comunidades donde vivimos y operamos. El éxito dependerá siempre de la voluntad y determinación que tengamos para desarrollar la capacidad de establecer entornos seguros para nuestros trabajadores, relaciones de colaboración con las comunidades, integración para la búsqueda de soluciones a través de la innovación, comportamiento ético en la estructuración de negocios y, por cierto, la equidad, equidad intra e intergeneracional que nos direccione día a día en nuestra transición hacia una visión integradora en la empresa nacional.

Claudio Martínez Añazco, Director de Carrera Escuela de Construcción Sede Duoc UC Plaza Norte

27 May , 2014 0 Comments Vitrina de Opinión