Una investigación cuantificó la cantidad de desperdicios plásticos que son desechados al mar anualmente a lo largo de todo el mundo, principalmente, de los países costeros que son los que más vierten este tipo de desechos al mar.

El estudio realizado por el Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicas (Nceas) de la U. de California en Santa Bárbara, investigadores de la Universidad de Georgia y el Ocean Conservary (Washington), determinó que entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas métricas de basura plástica son arrojadas al mar.

Lo anterior se debe al mal manejo de residuos que realizan, principalmente, los países costeros de todo el mundo que incluyen diversos vertederos clandestinos. Asimismo, las bolsas plásticas que son arrojadas en las costas y que el viento las lleva hasta el océano.

Los científicos calculan que la densidad media de los residuos plásticos arrojados en el mar es de 8 mil millones de kilos, una cantidad tan grande que podría cubrir 34 veces el tamaño de la isla de Manhattan en Estados Unidos, la cual mide 87 kilómetros cuadros, señala Roland Geyer, coautor del estudio.

Entre los países que más arrojan desechos al mar se encuentra China, Indonesia y Filipinas. El estudio señala que Chile arroja entre 0,01 y 0,25 millones de toneladas métricas de basura plástica al mar, lo mismo que Argentina, Perú, Venezuela y Colombia.

Los países siempre se preocupan primero de la necesidad de abastecerse de agua potable y tener un buen sistema de tratamiento de aguas residuales porque tienen un mayor impacto en la población,  pero la acumulación de residuos sólidos, basura, es postergada, explica Jenna Jambeck, ingeniera ambiental de la U. de Georgia y guía de la investigación

El primer paso del estudio fue determinar la cantidad de plástico que se produjo en el mundo en el año 2010, además de la cantidad de basura total que se generó por habitantes de cada país y la cantidad de plástico que estaba presente.

Con estos datos se diseñó un modelo matemático que permitió determinar cuánto de ese plástico en la basura fue aportado por cada país ese año.

“Hacer un retiro a gran escala de esos desechos marinos no es rentable y probablemente sea inviable”, asegura Geyer. Por lo tanto el camino a seguir es evitar que el plástico llegue al mar. “En primer lugar a través de una mejor gestión de los residuos, la reutilización y más reciclaje, mejor diseño de producto y la sustitución de materiales”, dice.

De acuerdo al estudio, se calcula que en Chile se utilizan siete millones de bolsas al año, y muchas de estas terminan en el mar y afectan gravemente la flora y fauna marina.

 

13 Feb , 2015 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés