Luego del incendio que afectó al Parque Nacional Torres del Paine en 2011, donde se dañaron más de 17 mil hectáreas, el Ministerio de Medio Ambiente decidió aplicar un Plan de Restauración Ecológica, iniciativa que busca acelerar la recuperación del ecosistema deteriorado.

Esta restauración  está dirigida en reparar las características del ecosistema que fue alterado, tanto en su función, integridad y capacidad de resistir futuras perturbaciones. Según especialistas del Ministerio del Medio Ambiente, esto lo hace ser un sistema mucho más complejo y eficiente que la reforestación, ya que ésta sólo busca reponer la cobertura vegetal perdida.

Actualmente el Plan de Restauración se encuentra en su fase II a cargo de profesionales de la Universidad de Magallanes, quienes trabajarán hasta abril en terreno realizando diversas actividades como: colectar muestras de suelo para el inventario del banco de semillas, instalar cámaras trampas para el monitoreo de macro mamíferos, evaluar el crecimiento de las plántulas en sitios reforestados y reintroducir especies poco resistentes al fuego, con fines de restauración activa.

Parte del  plan es contar con un banco de semillas, el cual está a cargo del Laboratorio de semillas del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para tener el reservorio genético de la mayor cantidad de especies vegetales que habitan el parque, sobretodo de aquellas más sensibles ante eventos como este último incendio, para así poder recomponer los ecosistemas en el caso que sean dañados en el futuro.

10 Feb , 2015 0 Comments Destacadas, Noticias, Temas de interés