Entre el  21 y el 24 de enero, se realizará la Cumbre de Davos, instancia que congregará a más de 2.500 líderes del mundo.

Dentro de este contexto, el encuentro examinará “El nuevo contexto global, los desafíos más apremiantes de 2015”. Esos serán los temas que darán inicio, la próxima semana, a la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, su sigla en inglés) en Suiza.

En total se reunirán más de 300 jefes de Estado y de gobierno en la ciudad de los alpes suizos, además de 1.500 líderes empresariales de 140 países, representantes de organizaciones internacionales y 14 premios Nobel. Estados Unidos, Japón y Rusia enviarán delegaciones de alto nivel.

Según la publicación de El Pulso, el programa tendrá temas clave, que  serán la escalada de tensiones geopolíticas, la expectativa de normalización monetaria, las consecuencias sociales y económicas del cambio climático, las transformaciones que ha generado la implementación de nuevas innovaciones tecnológicas y la crisis del ébola. En materia económica, la clave será la discusión sobre cómo pueden las economías post crisis volverse más dinámicas, inclusivas y resilientes.

“Los líderes de hoy enfrentan desafíos sin precedentes en su complejidad, velocidad e interconexión. Encontrar una manera para navegar a través de ellos en 2015 es, por lo tanto, una prioridad crítica para cada líder, no sólo para asegurar un crecimiento sustentable, sino también para reconstruir la confianza”, dijo Klaus Schwab, fundador y presidente del WEF.

Sorpresa positiva

China está planeando enviar su delegación de más alto nivel desde 2009. El contingente será liderado por el primer ministro Li Keqiang, dijeron a Bloomberg fuentes con conocimiento del tema. “El año 2014 vio a las empresas e inversionistas extranjeros dudar sobre la apertura de China”, dijo a Bloomberg un investigador senior del Centro de Investigación del Desarrollo, Zhang Wenkui. “El premier Li probablemente hará un esfuerzo por disipar esas preocupaciones en un foro económico importante, y mostrará la determinación de China hacia una mayor reforma y apertura”, agregó.

El premier Wen Jiabao asistió en 2009, semanas después de revelar un estímulo de US$585 millones para apoyar la economía.

De Latinoamérica asistirá la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien llega tras concretar un recorte preventivo de gastos ministeriales, lo que se ha interpretado como una clara señal por parte del gobierno para poner en marcha un nuevo proceso de ajuste fiscal.

Sin embargo, de la región habrá grandes ausentes. A diferencia de otros años, de Chile no asistirá el titular del Banco Central, Rodrigo Vergara, ni el ministro de Hacienda, Alberto Arenas. Tampoco estará presente el superintendente de Bancos e Instituciones Financiera (SBIF), Eric Parrado, quien en otras ocasiones ha expuesto sobre el tema de los fondos soberanos.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tampoco asistirá, pero será reemplazado por el ministro de Hacienda de ese país, Mauricio Cárdenas.

Nuevo escenario mundial

Por más de cuatro décadas, el Foro Económico Mundial ha reunido a los más importantes líderes del mundo.

La reunión de este año se da en medio de un complejo escenario mundial, el petróleo se está cotizando a menos de US$ 50 el barril, además de la tensión en Medio Oriente y Europa del Este. La profundización de problemas geopolíticos pone en peligro la expansión de la economía, integración y colaboración internacional que se inició a inicios de los ‘90.

Mañana se conocerá en detalle el programa y la lista completa de participantes.