La distribución de 25 mil libros, un trabajo directo con 690 docentes y 11 mil estudiantes de 122 escuelas de la provincia de Arauco en la Región del Biobío, son parte de las cifras que respaldan el exitoso Plan provincial de Fomento a la lectura “Arauco Lee”, ejecutado gracias a una alianza entre la Fundación Educacional Arauco, y los municipios de Arauco, Curanilahue, Los Álamos, Lebu, Cañete, Contulmo y Tirúa y la Dirección Provincial de Educación.

El informe final, de la iniciativa que contempló una inversión sobre los 984 millones de pesos, estableció que antes del programa un 61% de los profesores señaló que a los niños les gustaba leer, cifra que creció a un 83% al término de la iniciativa. La solicitud de libros en las distintas bibliotecas, en tanto, aumentó de 20% a 35% en niños de 4°básico y de 11% a 33% en los escolares de 6°básico. Una vez ejecutada la iniciativa, se midió el nivel de lectura que lograron desarrollar los escolares que participaron del programa y se estableció que el promedio de lectura entre los estudiantes de escuelas municipales de la provincia llegó a 15,5 libros, cifra considerablemente superior a los 5,8 libros que en promedio leen los adultos chilenos según el Estudio “Chile y Los Libros” (Fundación La Fuente & Adimark, 2010, encargado por el Ministerio de Educación).

La iniciativa, implementada entre 2010 y 2013, nació un año antes, luego que la Fundación Educacional Arauco encargara un estudio de contexto de necesidades educativo-culturales al Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIADE). El informe recomendó el fortalecimiento de la lectura entre los estudiantes de la provincia de Arauco, zona marcada por los altos índices de vulnerabilidad en la Región del Biobío. De esta forma, se implementaron los programas “Plan Lector” en 45 escuelas urbanas y “Bibliomóvil”, que llegó con más de 9 mil textos donados, a 77 establecimientos de educación rural de la provincia.

“Por parte de los profesores existe una alta conformidad y un reconocimiento de que el programa les ofreció estrategias que son factibles de aplicar”, explicó Mauricio Soto, Director Técnico de Formación Región del Biobío de la Fundación Educacional Arauco.

Mejor comprensión lectora

En la escuela básica Pehuén de Lebu conocieron el trabajo del programa “Bibliomóvil”. La directora del establecimiento, Lucía Gajardo, destacó que “esta nueva herramienta educativa generó cambios positivos no sólo en el número de alumnos que aumentó su frecuencia de lectura y mejoró su comprensión lectora, sino también elevó las ponderaciones en las mediciones del Simce de la escuela.

“Hemos logrado que niños que estaban en un nivel inicial pasen a uno superior e incluso ha habido años en que no hemos tenido niños en nivel inicial”, precisó Lucía Gajardo.

Aquí el programa básicamente consistió en que una vez a la semana recibían la visita de la biblioteca itinerante y los niños realizaban una rutina distinta en torno a la lectura, ya que un monitor ponía a su disposición nuevos textos y son ellos mismos quienes decidían sus lecturas libres.

“Los niños veían llegar la camioneta y salían corriendo a buscar al monitor para ayudarle a entrar su carro con las cajas de libros. El encargado exponía los textos en la biblioteca, los niños elegían el texto que querían leer, se lo llevaban a sus hogares, y nosotros lo hacíamos extensivo a los apoderados para que ellos estuvieran comprometidos”, mencionó Gajardo.

El trabajo en las aulas también fue complementado con la capacitación periódica que recibieron los profesores, participación de talleres organizados por la Fundación Arauco y exposición de las experiencias de las distintas escuelas. Unido a ello, también aparecieron iniciativas propias en cada uno de los establecimientos, como fueron concursos de cuentos que llevaron a los ganadores conocer otras bibliotecas de la región. Para dar continuidad a los objetivos y estrategias de fomento lector, durante el segundo semestre de este año se llevó a cabo en Lebu la primera de tres jornadas de consolidación del Programa para fortalecer las habilidades y conocimientos adquiridos por los equipos que habían participado de este Plan ejecutado durante tres años.

Una experiencia igual de positiva tuvo la escuela Brisas del Mar de Tubul, comunidad educativa que se adentró en el denominado “Plan Lector”. Susan Saavedra, Jefa de la unidad técnico pedagógica del recinto, que tiene una matrícula de 347 escolares, explicó que la ejecución del plan mejoró “el nivel de conversación que tienen los niños, la interacción con sus pares y los profesores”. En Curanilahue el programa de promoción lectora llegó a las escuelas Buena Esperanza, Colico Sur, Gabriela Mistral, Independencia, Pablo Neruda y Ramiro Roa. El alcalde, Luis Gengnagel, explicó que la iniciativa no solo incentivó la lectura entre los estudiantes de la comuna, sino además se convirtió en una herramienta eficaz para mejorar la comprensión lectora.

“El programa ha contribuido en forma efectiva a fomentar hábitos de lectura, acercando textos educativos, culturales, entretenidos y modernos a los alumnos, profesores y apoderados de los colegios, incluso aquellos establecimientos educativos distantes del centro urbano comunal”, dijo el acalde Gengnagel.

“Consideramos que la lectura es una herramienta de movilidad social fundamental. Así entendemos desde la empresa y desde la Fundación la importancia que tiene el gusto, el dominio y la frecuencia lectora y, por tanto, todo lo que se pueda hacer para fomentarla es de gran relevancia ”, agregó el Director técnico de formación de la Fundación Educacional Arauco, Mauricio Soto.

Cabe destacar, que Fundación Educacional Arauco pertenece a la compañía Arauco, la cual está adherida a Red Pacto Global Chile, entidad de las Naciones Unidas que en Chile funciona al alero de la UNAB.