“Volver a Tejer” es el nombre del innovador proyecto de Responsabilidad Social Empresarial que INDAP y Paris ejecutan durante los meses de enero y febrero en diferentes zonas de Chile, con el fin de rescatar el tradicional oficio de las artesanas de la lana.

A partir de la capacitación de 215 artesanas gestionada por INDAP y Fundación Ona, 120 de ellas pertenecientes a cinco agrupaciones de las regiones de Biobío, Los Ríos, Los Lagos y Magallanes, participaron en la confección de ovillos de lana, los que por primera vez llegarán al retail manteniendo las tradicionales técnicas de hilado y teñido.

Las mujeres participantes en el proyecto recibieron 1,7 toneladas de lana merino comprada a la lanera Standard Wool de Punta Arenas -que no se comercializa en Chile dado su alto requerimiento por las grandes marcas internacionales- y la transformaron en 15 mil 500 ovillos que se podrán adquirir en las 40 tiendas Paris a lo largo del territorio nacional.

“Llevamos a todo Chile materiales y trabajo desde lo más profundo de nuestras raíces. Queremos que la gente aprecie el valor de tejer, de lo natural y de los productos hechos a mano. Queremos invitarlos a volver a tejer, a reencontrarse con esta tradición y a hacerlo con materiales que fueron el fruto de una tremenda capacitación, de mujeres que buscan rescatar lo propio y darlo a conocer. Nuestra labor es que su trabajo pueda ser reconocido por todos”, explicó el gerente de Marketing de Tiendas Paris, Juan Diego Valdés.

La mayor parte de estas comunidades sólo sabía realizar una parte del proceso y gracias a las capacitaciones en terreno de INDAP a través de la Fundación ONA se pudo profundizar sus conocimientos en las técnicas del hilado y teñido natural de lanas. De este modo, durante enero y febrero trabajaron con ruecas de pedal de madera, ovilladores, madejeros, pesas y otros implementos entregados por Paris  y que son propios de esta técnica de trabajo.

Octavio Sotomayor, director nacional de INDAP, destacó los beneficios que este proyecto tiene para ir disminuyendo las inequidades que enfrentan las mujeres campesinas e indígenas en el mundo de la agricultura y, al mismo tiempo, valorizar su trabajo. “Gracias a este convenio, ellas van a poder visibilizar su actividad, profesionalizarse y mejorar la cadena de valor de sus productos, ahora con ovillos como producto final. Además, es un reconocimiento a un trabajo noble y tradicional, que se ha mantenido con gran esfuerzo por generaciones y del cual tenemos que sentirnos orgullosos como país”.

Para Magaly Millao Vargas, de la Agrupación Hilanderas de Tenaún, de Chiloé, este proyecto las dignificó en su trabajo y como mujeres. “Estamos muy orgullosas y agradecidas, porque la capacitación nos sirvió de mucho, se está reconociendo el rescate de nuestros antepasados y ahora nuestro trabajo va a estar en las tiendas de una forma muy linda. Es espectacular, un verdadero sueño hecho realidad”, comentó.

El trabajo resultante de este proyecto se venderá en Tiendas Paris en un pack que tendrá un costo de $14.990 y que incluye tres ovillos de lana de 100 gramos, un instructivo de distintos productos que se pueden tejer con ellos y un par de palillos de madera hechos a mano por el artesano Daniel Perán, de la localidad de El Alerce, en Puerto Montt.

 

14 Abr , 2015 0 Comments Adherentes, Destacadas, Noticias