¿Cómo incrementar la eficiencia en la producción de alimentos, mejorar la movilidad urbana o reducir el consumo energético?, son las interrogantes que BASF, empresa química alemana líder a nivel global, se ha planteado como desafío en su 150 aniversario global.

Sumándose a los festejos realizados en los distintos países donde la compañía está presente, BASF Chile invitó también a sus clientes y socios estratégicos a celebrar su aniversario con un innovador evento donde compartió su espíritu de buscar hoy las soluciones para un futuro más sustentable, en torno a tres grandes temáticas en las que se ha focalizado la compañía este año: alimentación, vida urbana y energía.

“En BASF trabajamos día a día en forma colaborativa con nuestros clientes, mundo académico, científico y comunidad en general, para buscar a través de la química, soluciones que sean un aporte real algunos de los grandes desafíos que tenemos como humanidad”, destaca Claudia Guterl, vicepresidenta de BASF para Chile y Perú.

El evento de celebración en Chile consideró la mitigación de su huella de carbono, aportando 150 árboles a la iniciativa “Reforestemos Patagonia” en forma representativa a los 150 años de trayectoria de la empresa.

150 años de innovación

La historia de BASF comenzó en 1865 y desde entonces la innovación ha sido la fuerza que ha guiado la historia de la compañía. Desde el azul índigo que da color a los jeans, las primeras cintas de audio, los fertilizantes, los catalizadores para automóviles, y el polímero biodegradable y compostable, Ecovío, entre muchos otros, los descubrimientos realizados por BASF durante estos 150 años abarcan prácticamente todas las industrias y acompañan de múltiples formas la vida cotidiana de las personas

“Desde su creación el espíritu de BASF ha sido contribuir a través de la ciencia y la innovación a satisfacer las necesidades actuales y futuras de la humanidad. Por eso, hoy continuamos mirando hacia adelante para abordar oportunamente los desafíos que tenemos como sociedad”, señala Claudia Guterl.

En 150 años, BASF ha pasado de ser una compañía con 30 empleados a convertirse en la principal compañía química del mundo. Hoy cuenta con un equipo de más 113 mil colaboradores en 380 sites en 180 países.