De acuerdo a distintos medios internacionales y el portal ComunicaRSE, esta semana los Estados miembros de Naciones Unidas llegaron a un consenso sobre el contenido de la futura agenda de desarrollo sostenible post 2015, que se espera sea adoptada durante la Cumbre de jefes de Estado a celebrarse a finales de septiembre en Nueva York.

La nueva estrategia, válida para los próximos 15 años, está construida en torno a 17 grandes objetivos que buscan, a grandes rasgos, terminar con la pobreza, impulsar la prosperidad y el bienestar de los ciudadanos y proteger el medio ambiente.

Tras dos años de negociaciones, los 193 países han pactado el borrador de los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible, una declaración de 29 páginas que fija una “visión absolutamente ambiciosa y transformadora”, según el propio texto, para lograr un mundo sin pobreza, hambre, enfermedades o violencia y en el que todos los habitantes tenga acceso a educación de calidad, sanidad y protección social.

Este nuevo programa se construirá sobre la base del anterior, los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, conocidos como ODM, que fueron adoptados en 2000, y a través del cual se logró que 700 millones de personas salgan de la pobreza en los últimos 15 años.

La nueva agenda post 2015 tiene la intención de ir aún más lejos, abordando las causas profundas de la pobreza y la necesidad de desarrollo sostenible para todos los pueblos.

Entre las metas concretas destaca la de erradicar de aquí a 2030 la extrema pobreza en el mundo, en la que figuran todos aquellos que viven con menos de 1,25 dólares al día, y la de reducir a la mitad el número de personas que sufren la pobreza, medida en función de las definiciones que aplica cada país.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible aparece también asegurar que todo el mundo tenga acceso a suficiente comida y terminar con todas las formas de desnutrición, así como reducir a nivel global la tasa de mortalidad materna a menos de 70 casos por cada 100.000 nacimientos, dar acceso a agua potable a todo el mundo o terminar con la discriminación y la violencia contra las mujeres.

La educación es otro de los pilares del acuerdo con el objetivo de asegurar su calidad y su accesibilidad de manera inclusiva para promover un aprendizaje a lo largo de toda la vida que proporcione igualdad de oportunidades para todos.

El acceso a la energía moderna, sostenible y asequible, la lucha contra el cambio climático y su impacto y la sostenibilidad de los bosques y los océanos completan el bloque de objetivos acordados.