De acuerdo a lo publicado en diferentes medios de comunicación internacionales y locales, el Gobierno de Estados Unidos anunciará un plan que reducirá para 2030 en un 32% las emisiones de carbono a la atmósfera de las centrales termoeléctricas, en comparación con los niveles de 2005.

“El cambio climático ya no es un problema de las generaciones futuras”, afirmó el presidente en un vídeo publicado en Facebook por la Casa Blanca. En él, el mandatario describe su plan como “el paso más importante que haya dado E.E.U.U. en la lucha contra el calentamiento global”.

Actualmente, un tercio de todas las emisiones de dióxido carbono y otros gases contaminantes del país son emanados por las plantas energéticas. Es por esta razón, que el plan buscará reducir las emisiones de esas centrales y exigirá la utilización de más energías renovables.

Según el diario The Washington Post, cada estado deberá elaborar planes para reducir sus emisiones sobre la base de unas metas que les otorgará la EPA y tendrán dos años más de lo previsto para comenzar a avanzar hacia ese objetivo.

La iniciativa complementa el objetivo general con el que E.E.U.U. se ha comprometido ante la ONU con miras a la conferencia global sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París instancia en la que deberían acordarse medidas decisivas contra los gases de efecto de invernadero y el calentamiento global.