Miembros de la industria, autoridades y líderes de opinión, se reunieron en la fábrica de detergentes de Unilever para conocer la experiencia de la empresa como la primera del país que dejó de enviar residuos a relleno sanitario. El propósito fue dar a conocer la iniciativa, los pasos que implicó elaborar el proyecto y que otras compañías se sumen al camino de ser más sustentables.

En el encuentro, el Director Ejecutivo del Consejo Nacional de Producción Limpia, Juan Ladrón de Guevara, valoró y reconoció el esfuerzo de la empresa por impulsar la Producción Limpia en sus procesos, en particular por el proyecto Cero Residuos a Relleno Sanitario y declaró: “Quiero felicitar a la empresa por este tremendo esfuerzo, son pocas las compañías que alcanzan estándares tan altos de Producción Limpia. Lo que hoy han logrado debe ser replicado por otras empresas y esperamos que Unilever sea nuestro aliando en la difusión estas prácticas, no sólo en sus propios procesos productivos, sino que en toda la cadena. Estamos convencidos de que medidas como éstas, no son sólo medioambientalmente responsables, sino también un buen negocio”.

Por su parte, la Jefa de Residuos y Riesgo Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, Maritza Rojas recalcó lo valioso de este enfoque en el diseño y la gestión de productos y los procesos de Unilever, “Espero que pueda marcar una tendencia para otras empresas y para la sociedad en su conjunto, pues es un cambio de paradigma que va más allá de sólo pensar en el reciclaje, sino que considera la necesidad de incorporar otros aspectos como son el mirar los recursos que se utilizan, la participación y educación de la comunidad, entre otros, imprescindibles para poder ir avanzando hacia una sociedad cero residuos”, agregó.

El proyecto se enmarca dentro del Plan de Vida Sustentable de Unilever, que fue lanzado globalmente en 2010 y que dentro de sus objetivos contempla la reducción del impacto ambiental de sus operaciones. A nivel mundial, se anunció que la meta para el año 2020 sería reducir los residuos, pero ya desde este 2015 las más de 200 fábricas de Unilever alrededor del mundo, incluido Chile, no destinan ningún tipo de desecho a relleno sanitario.

En febrero de 2013 la planta de alimentos de Panamericana se convirtió en la primera planta Cero Residuos a Relleno Sanitario del país y el 2014 se sumaron las oficinas centrales, la fábrica de detergentes de Carrascal y el centro de distribución nacional de Lampa, para finalizar el desafío este año 2015 con la fábrica de helados de San Bernardo.

“Nos interesa compartir la experiencia de cómo logramos este ambicioso proyecto, cómo comprometimos a nuestros equipos y finalmente realizamos una acción concreta que contribuye a mejorar nuestra relación con el entorno, hacer ciudad de manera sustentable. Invitamos a todos quienes quieran ser parte, a sumarse a la iniciativa”, declaró Hans Eben, director gerente general de Unilever Chile.

Como parte del proceso de compartir la experiencia del proyecto, en 2014 Unilever presentó la Guía Zero Waste to Landfill, un documento que busca poner a disposición de la comunidad empresarial la primera experiencia de la compañía en el camino de dejar de enviar residuos a relleno sanitario. La Guía está disponible en la página web www.unilever.cl

Datos Proyecto Zero Waste to Landfill: 240 plantas de Unilever en 67 países, son cero residuo a relleno sanitario. La primera en Chile fue la de alimentos Panamericana (2013), se sumaron en 2014 la fábrica de Carrascal y el Centro de Distribución de Lampa, y en 2015 la fábrica de helados de San Bernardo. En 2013 se dejaron de enviar 4.582 toneladas de residuos al relleno sanitario y se estima que para el 2015 serán 7.500 toneladas las que no se enviarán. Esto significa un 0% de envío de residuos al relleno sanitario.

Sobre la fábrica de detergentes de Carrascal: Fue inaugurada en 1957, cuando se comenzó a fabricar Rinso, el primer detergente en polvo del país. Cuenta con 24.550 metros cuadrados y 150 operadores. En 2014 se implementó el proyecto Pisco, que implicó la producción del detergente líquido en Chile, ahorrando más de 1000 toneladas de emisiones de CO2 por concepto de transporte, ya que antes se importaba desde Argentina. Actualmente la planta produce 135 mil toneladas al año y desde 2013 es cero residuo a relleno sanitario.