La consultora SustainAbility publicó un informe que destaca cinco formas en que se puede integrar la sustentabilidad en el negocio: utilizando el pensamiento del modelo de negocio; aplicando el análisis de materialidad; aplicando el enfoque de la sustentabilidad en los productos y servicios; creando una cultura interna de la sustentabilidad; impulsando mayores niveles de transparencia.

Las cinco vías para integrar la sustentabilidad en el negocio:

1. Utilizar el pensamiento del modelo de negocio: Construir una comprensión de cómo la empresa crea valor mediante la creación de un mapa visual del modelo de negocio.
2. Poner la materialidad en el centro de la estrategia: Enfocarse y actuar sobre los temas materiales es la clave, es decir enfocar en aquellos temas directamente relacionados con la actividad principal negocio.
3. Aplicar el enfoque de la sustentabilidad en los productos y servicios: utilizar la sustentabilidad en el diseño de los productos y servicios como un elemento de innovación.
4. Crear una cultura interna de la sustentabilidad: Comprender qué aspectos de la cultura de la empresa pueden impulsar la integración de la sostenibilidad en el negocio.
5. Impulsar y aprovechar la transparencia: Utilice la transparencia para conducir y reflejar un pensamiento integrado.

El informe que fue publicado en el sitio ComunicaRSE, sugiere que para que se integre la sustentabilidad en el negocio y en la toma de decisiones corporativas es necesario construir una cultura interna que permita que el empleado entienda lo que significa la sustentabilidad y cuál es su rol en este sentido. Se necesita construir un conjunto de valores claros y una comprensión compartida de ellos. Y el liderazgo de la compañía será clave cuando se trate de mejorar o disminuir la comprensión compartida de la sostenibilidad.

Un aspecto importante de la cultura en el contexto de la integración de la sostenibilidad es la apertura al cambio y a la innovación. La investigación explora la relación entre la cultura y la innovación destacando cuatro aspectos de la cultura que permiten la innovación: el apoyo del liderazgo de la alta dirección; estructuras no jerárquicas; libertad de fracasar; y valores que promuevan la colaboración.

El informe cita el ejemplo de Barclays que cambió su cultura corporativa mediante el uso de una herramienta de toma de decisiones, el Lente de Barclays, desarrollada en 2013 para incorporar consideraciones ambientales y sociales en las decisiones. La herramienta se compone de cinco preguntas diseñadas para ayudar a los empleados a consideran los impactos más amplios de sus decisiones sobre el medio ambiente y lo social. A finales de 2015, Barclays había superado su objetivo inicial y había formado a más de 10.000 de sus empleados a nivel mundial para utilizar la herramienta.

Otro ejemplo citado en el informe es de la empresa de energía Enel que pasó por similares cambios en su transición cultural hacia la sustentabilidad. La compañía inició un cambio en su negocio a partir de la identificación de los riesgos que genera la dependencia de la cartera de los combustibles fósiles. Así decidió cambiar su negocio para centrarse en las energías renovables, la modernización de las redes, la eficiencia operativa y la capacidad termoeléctrica. Para apoyar este cambio en el enfoque de negocios, se necesitó un cambio cultural. El primer cambio importante fue en los miembros de la junta nombrando un nuevo equipo para liderar la integración de la sustentabilidad en el negocio.

Estos dos ejemplos ilustran que es posible alinear la cultura hacia la sostenibilidad. Las empresas con resistencia al cambio también pueden identificar los aspectos de la cultura que pueden ser alineados con la sostenibilidad. Por ejemplo, en una empresa conservadora de ingeniería podría aprovechar la alta consideración por las evaluaciones cuantitativas y aplicar herramientas como el análisis del ciclo de vida como una forma de ilustrar los riesgos u oportunidades ambientales.