En Chile, más de 2 millones 600 mil personas mayores de 18 años viven con alguna discapacidad. Pensando en ellas, Bci implementó el programa “Bci Accesible”, un modelo de atención creado por personas con discapacidad, que pone tecnología de punta al servicio de quienes tienen movilidad reducida, algún grado de sordera o discapacidad visual, para permitirles más independencia al momento de realizar sus trámites bancarios.

Las personas ciegas podrán utilizar un cajero automático especialmente creado para ellas, que es único en el país y que les permite –mediante un audífono- escuchar una guía completa para poder realizar su transacción sin ninguna otra ayuda. Además, podrán operar el cajero mediante la botonera numérica para ingresar las opciones de manera segura y efectiva.

Adicionalmente, realizarán transferencias a terceros y pagar sus cuentas, mediante el servicio de atención telefónica, y contarán con un multipass móvil que facilita el acceso a las claves de seguridad, ya que es compatible con los sistemas de lectura de pantalla Talkback para Android y VoiceOver para IOS, pudiendo reproducir la clave de seguridad de manera audible. Un servicio solo ofrecido por Bci Accesible.

“Nuestro banco ha sido consistente con el compromiso que adquirió al lanzar el programa Bci Accesible. Hoy todos los servicios están siendo utilizados por los clientes con discapacidad, quienes han demostrado un alto grado de satisfacción. Para Bci, cada uno de esos clientes que ha podido atenderse de forma independiente es un gran éxito”, aseguró Rodrigo Corces, Gerente Banco Retail de Bci.

Cabe destacar, que Bci es adherente a Red Pacto Global Chile, iniciativa de Naciones Unidas que en Chile funciona al alero de la UNAB.

Innovación en la web

El sitito web de Bci está diseñado para facilitar interacción de personas ciegas o con baja visión, ya que es totalmente compatible con JAWS (software de audio descripción de texto), permitiéndole al usuario acceder a todos los servicios de forma rápida y segura, incluyendo transacciones como pagos de cuentas y transferencias entre otros. También es posible agrandar el tamaño de los textos para facilitar la lectura.

Para los clientes y no clientes con discapacidad auditiva, Bci cuenta con un ejecutivo experto en lengua de señas, que puede resolver dudas, requerimientos y entregar información mediante una videoconferencia que se puede conectar directamente desde el sitio web o solicitar al ejecutivo de Servicio al Cliente de la sucursal que visite. Este intérprete puede también hacer de intermediario entre el ejecutivo y el cliente con discapacidad auditiva.

De esta manera, Bci avanza para ser líder regional en accesibilidad e inclusión para personas con discapacidad, ofreciéndoles servicios y un modelo de atención creado especialmente para ellas y con estándares internacionales.

Un compromiso cumplido

Todas estas innovaciones se enmarcan en un plan que Bci lanzó en 2015, cuando se comprometió a mejorar la accesibilidad de sus sucursales a nivel nacional, de manera que en cada una de ellas, las personas con discapacidad pudieran realizar sus trámites bancarios con total independencia. Además, en adelante, todas las nuevas sucursales contarán con estas ventajas.

El compromiso fue llegar a 80 sucursales accesibles el primer semestre del 2017. Actualmente ya se han habilitado 40, es decir, un 50% de lo comprometido, lo que sobrepasa el plan propuesto.

Además de la moderna tecnología aplicada a los servicios bancarios, estas sucursales cuentan con infraestructura libre de barreras físicas, como por ejemplo, accesos despejados a todas las plantas; ascensor, rampas según norma y puertas automáticas. También se habilitaron cajas preferenciales y a la altura de las personas en silla de ruedas, una señalética adecuada para brindar un desplazamiento óptimo, y variados servicios para otro tipo de discapacidades.