Para los mercados globales, cada día se ha vuelto más necesaria la conexión directa entre el mundo de los negocios, la preservación y cuidado del medio ambiente y el compromiso con la sociedad. Para las empresas, se está transformando en una necesidad compleja y urgente; y los conceptos relacionados con la Responsabilidad Social y la sostenibilidad han ganado reconocimiento como un elemento fundamental en la gestión de los negocios.

Bajo esta misma línea, un informe realizado por el Programa de los Principios de Educación Responsable (PRME) de las Naciones Unidas, en que se encuesta a más de 1.500 alumnos de áreas de negocios alrededor del mundo, dio a conocer que cerca de un 45% de ellos consideró que sus universidades no están haciendo lo suficiente para enseñar a sus estudiantes materias sobre Responsabilidad Social, sostenibilidad y ética, entre otros.

Pese a que los estudios anteriores habían revelado un creciente interés de los estudiantes hacia estos temas, el actual informe mostró que existe una gran demanda hacia una educación que integre estos temas con fuerza. Una muestra de ello, es que solo un 24% de los universitarios estuvieron de acuerdo con la afirmación del economista norteamericano Milton Friedman, de que “la única responsabilidad de las empresas es maximizar sus beneficios y hacer bien su negocio, ya que al hacer esto, está cumpliendo su rol social”.

La disconformidad de los estudiantes apunta a culpar a las propias instituciones académicas, en el sentido de que no han sido capaces de darse cuenta de la necesidad de incorporar decididamente y con prioridad, estas materias en su curriculum, para enriquecer su formación.

A través de la educación y formación de valores en los jóvenes, las universidades y centros de estudios tienen el potencial para generar el cambio necesario para asegurar un mundo donde las compañías puedan convivir y colaborar con la sociedad.

En la actualidad, muchas empresas están introduciendo la sostenibilidad, en su enfoque de negocios y ya es hora que todas las universidades la incorporen. Esto no solo satisfacería las expectativas de los estudiantes y futuros líderes empresariales, que la reclaman, sino que aseguraríamos que los profesionales del mañana, estén debidamente preparados para construir una mejor sociedad.

Margarita Ducci
Directora Ejecutiva Red Pacto Global Chile (ONU)