¿Qué es la integración laboral? ¿A quiénes, y a qué, queremos integrar cuando usamos este concepto? Son preguntas básicas, pero que es necesario plantearse al definir este objetivo como un desafío para las empresas.

Entendemos que la integración laboral es un puente que abre puertas a quienes no han podido acceder al mercado laboral formal. Sin dudas, potenciar la igualdad de oportunidades de las personas, es un aporte para la sociedad en su conjunto, especialmente para aquellos quienes ven el acceso a un trabajo estable como un desafío infranqueable.

Pensemos, por ejemplo, en la integración laboral de personas con antecedentes. Un puesto de trabajo estable en estos casos, puede llegar a marcar la diferencia entre seguir un camino que los margina y la estabilidad que pueden nunca haber conocido en su historia de vida, con posibilidades de crecimiento profesional y personal. Es ahí donde el aporte a la sociedad que podemos realizar como empresa, se puede apreciar claramente, tanto a la persona como al colectivo.

Según cifras de Senadis, sólo un 19% de quienes tienen una discapacidad mental en Chile tienen un trabajo remunerado, y generalmente acceden a este en condiciones precarias. La misma institución, señala que hay cerca de 600 mil personas que tienen esta condición en el país. Un trabajo estable para alguien de este grupo, representa más que sólo un sueldo a fin de mes, en muchos casos es la motivación para levantarse en las mañanas, tener un sentido que al mismo tiempo permite evitar la marginalidad.

Potenciar la diferencia como una ventaja es algo que sólo requiere el esfuerzo de parte de las empresas. Esto es evidente en el caso de los trabajadores de la tercera edad que quieren mantenerse activos, ya sea por la necesidad de un sueldo u otras razones. Los resultados preliminares del estudio “Estudio Personas mayores y trabajo USACH”, señalan que las personas mayores que trabajan tienen una alta valoración por brindar un servicio de excelencia, y tienen una gran preocupación por la calidad del trabajo, capturando así las preferencias de los clientes. Tomando en consideración estos datos, sabemos que ellos representan una gran posibilidad para quienes entregamos servicios diferenciados.

Como Grupo EULEN Chile, hemos recorrido un importante camino en esta área. El trabajo en conjunto con diversas fundaciones, tales como Rostros Nuevos, Proyecto B, Emplea, nos ha permitido contar con herramientas que nos acercan a uno de nuestros principales objetivos: contribuir al desarrollo social, siempre bajo un fuerte compromiso profesional guiado por la eficacia, la innovación y la ética.

Es así como, al hablar de integración y aceptarla como desafío, hemos identificado la diferencia en nosotros mismos. La integración, como concepto, nos pide aceptar la diversidad de cada persona en sus diferencias, sus potenciales y capacidades. En esta aceptación de la diversidad, las empresas podemos encontrar un espacio para crecer y dar un valor agregado tanto a nuestros clientes, como también a trabajadores y a la sociedad en general.

Andrés Möller
Gerente General
Grupo EULEN Chile

18 Mar , 2016 0 Comments Vitrina de Opinión