Tras ser aprobados por el Consejo de Normas de sostenibilidad, a finales de agosto, y de la reciente aprobación del Comité de Supervisión del Debido Proceso, los nuevos estándares GRI están disponibles para ser utilizados, según publicó el portal ComunicaRSE.

Los nuevos estándares GRI incluyen conceptos centrales de las Directrices G4 pero la diferencia es que se presentan en un lenguaje más claro y con una nueva estructura que cumpla con las expectativas y requerimientos de un estándar global.

Los nuevos estándares dejan atrás la lógica de ser una “guía” para pasar a convertirse en una conjunto de estándares más flexibles, plausibles de ser actualizados y más orientado a presentar la información para que sea útil a inversores y reguladores.

Tienen una nueva estructura modular con tres normas universales aplicables a todas las organizaciones. Así como una selección de 33 normas sobre temas específicos que cubren asuntos económicos, ambientales y sociales.

Las tres normas universales son:

GRI 100 Fundacional: punto de partida para usar los estándares.
GRI 102: Para reportar información contextual sobre la organización.
GRI 103: Para reportar el enfoque de gestión para cada asunto material.

Las normas específicas son:

La organización deberá elegir entre estas normas específicas los asuntos materiales – económicos, sociales o medioambientales- que desea reportar.

GRI además presenta un documento simple para ayudar a la transición de las Directrices G4 a las Normas GRI y un servicio de materialidad y de contenido para ayudar a alinear los reportes a los nuevos estándares GRI.

En 2017 se presentarán las versiones en francés, español, italiano, japonés, portugués, chino, alemán y árabe.

Descargar las normas en este link.