La compañía Valhalla Energía pretende desarrollar un proyecto en el Desierto de Atacama que combinaría el poder solar con el hídrico suministrando energía las 24 horas.

De acuerdo a lo que señala El Financiero, la compañía mantiene conversaciones con inversores para reunir un 40% de los 1.300 millones de dólares necesarios para el proyecto, 900 millones para el componente solar y 400 millones para un sistema de energía hídrica de 300 megavatios, según indica Juan Andrés Camus, máximo responsable de Valhalla y uno de sus fundadores. El resto procederá de préstamos bancarios.

El proyecto solar Cielos de Tarapacá apunta a producir electricidad las 24 horas con un sistema integrado solar e hídrico que envíe agua de mar a un reservorio elevado durante el día y luego la deje fluir por medio de turbinas por la noche.

El proyecto estará ubicado en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, en la misma región donde la desarrolladora española Abengoa SA interrumpió las operaciones de su planta solar térmica de 110 megavatios y mil millones que conservaba el calor para generar energía por la noche. Las dos plantas representan tecnologías rivales para almacenar energía solar y asegurar el suministro nocturno.

Sobre el proyecto

Valhalla obtuvo aprobación medioambiental en enero para el proyecto y estima que la construcción se iniciará en el segundo semestre de este año. Tanto la planta solar como la hídrica estarán ubicadas unos 100 kilómetros al sudeste de la ciudad de Iquique y está previsto que entren en operaciones en 2020.

“Es un proyecto arriesgado y caro, ya que la tecnología es rara en la región”, dijo Ana Verena Lima, una analista de Bloomberg New Energy Finance en Sao Paulo. “Pero, por supuesto, todo dependerá de su eficiencia, de los contratos y de las condiciones financiera que pueda conseguir”.

Valhalla compite por ser la más grande de América Latina con una planta solar de 616 megavatios propiedad de Empresa de Desarrollo de Energías Renovables Alen Walung SA, que se encuentra en construcción en Chile.

En lo que respecta a rentabilidad, Cielos de Tarapaca será competitiva con nuevas plantas termoeléctricas, según Camus, que no proporcionó detalles sobre financiamiento. La compañía se concentrará en contratos bilaterales a largo plazo con las minas de cobre del norte de Chile y quiere participar en la próxima licitación de contratos de energía de Chile este año. La compañía negocia financiamiento con bancos locales e internacionales.

“En Chile la gran oportunidad es el suministro de energía las 24 horas, algo que, por ahora, la energía solar no puede lograr”, dijo Camus. “El proyecto hídrico es una forma muy eficiente de almacenar energía”.