Con el propósito de promover la educación en sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente, el Programa “Escuelas Cero Residuos” de Unilever surge como parte del compromiso que asumió la compañía en 2010 en su Plan de Vida Sustentable, donde uno de los pilares que es la reducción del impacto ambiental de sus operaciones. De esta manera, en 2015 todas las fábricas de Unilever en Chile y en el mundo se convirtieron en Cero Residuo al Relleno Sanitario, es decir, reducen, reutilizan y reciclan el 100% de sus residuos.

El programa “Escuelas Cero Residuos” busca transferir los conocimientos del modelo Cero Residuos al Relleno Sanitario y promover acciones de educación para la sustentabilidad, en línea con el Sistema Nacional de Certificación Ambiental de Establecimiento Educativos (SNCAE) que entrega el Ministerio del Medio Ambiente, en las de las comunas en que Unilever cuenta con operaciones.

En la primera fase el programa se implementará en cuatro escuelas de la comuna de Quinta Normal: Escuela Grenoble, Escuela Inglaterra, Escuela Calicanto y Escuela Lo Franco, llegando a 2.500 estudiantes, 200 profesores y 1.800 familias.

El proceso de acompañamiento a los establecimientos educacionales será por un período de dos años, y se llevará a cabo a través de voluntariado corporativo con los propios trabajadores de la compañía. Para esto, serán capacitados por Recupac, empresa experta en manejo de residuos.

Hans Eben, director gerente general de Unilever en Chile declaró: “El proyecto Escuelas Cero Residuos nos llena de orgullo porque los niños son claros agentes de cambio de hábitos al interior de sus hogares, por eso es clave llegar a ellos con estos temas. Además son los propios trabajadores de Unilever los que asumieron el compromiso de transmitir lo que ellos día a día aplican en su trabajo, ser conscientes de los residuos que generamos y tratar de que cada día sean menos, siempre en el camino por un Chile Cero Residuos”.

El principal objetivo del programa es potenciar en la comunidad educativa una cultura medioambientalmente sustentable, considerando al establecimiento educacional como un espacio privilegiado para el aprendizaje de prácticas responsables con el medioambiente. Espacio que además se podría convertir en centros de reciclaje abiertos para el resto de la comunidad.