Tras un intenso trabajo interno, que tomó cerca de dos años, Esval certificó su Modelo de Prevención del Delito (MPD), que eleva los estándares de su gobierno corporativo y refuerza la transparencia y ética con que deben actuar todos sus colaboradores.

“En el marco de la mejora continua y nuestro modelo de Gobierno Corporativo, hoy contamos con una nueva herramienta que nos permite seguir avanzando en transparencia y un mejor desempeño. Es un esfuerzo importante que busca dar garantías a nivel interno y externo respecto de nuestras actividades y riesgo de delitos que pudiesen materializarse con relación a esta ley”, dijo el gerente general de la empresa José Luis Murillo.

El modelo considera la designación de un encargado de prevención de delitos, que tendrá a su cargo acciones de difusión para informar a los equipos de trabajo, sobre aspectos de prevención, detección y respuesta. Además de proceso de control interno para prevenir el cohecho, lavado de activos, financiamiento del terrorismo y receptación.

Junto con ello, la empresa ha implementado canales de denuncias para abordar de forma oportuna cualquier desviación a las normas. De esta forma, se garantiza que el desempeño de todos los integrantes de la empresa dé cumplimiento a lo que exige la ley y la ética.

Cabe destacar, que Esval es adherente a Red Pacto Global Chile, iniciativa de Naciones Unidas que en Chile funciona al alero de la UNAB.