Experiencia Empresa es un programa educativo de inducción al mundo del trabajo, cuyo objetivo es anticipar y acercar a los estudiantes de sectores vulnerables a la realidad y a los desafíos que representa el mundo laboral al momento del egreso de un centro educativo técnico profesional.

Apunta al desarrollo de las habilidades socio-laborales de los jóvenes y al mismo tiempo a la vinculación de los establecimientos educacionales técnicos profesionales con los sectores productivos.

Ofrece a estudiantes de educación secundaria técnico profesional que estén cursando su primer año de especialidad (tercero medio), una pre-práctica laboral de dos semanas en una organización formal, período en el que los alumnos se desempeñan en su especialidad con todos los derechos y deberes de un trabajador contratado, apoyado por un tutor voluntario.

Historia del Programa

Experiencia Empresa se inició como Semana Empresa el año 2004 en el Colegio Enrique Alvear de Cerro Navia, impulsado por Banco Itaú (en aquel entonces Bank Boston) y el propio establecimiento y su sostenedor Cerro Navia Joven. Con el tiempo se incorporaron nuevos actores quienes con el constante apoyo de Fundación Itaú, hicieron crecer el proyecto en cobertura, implementándolo en más establecimientos de la Región Metropolitana.

En 2014, luego de 10 años de ejecución, Fundación Itaú solicitó a Educación 2020 realizar una evaluación del programa para conocer en profundidad la percepción de los estudiantes y tutores participantes, como también la incidencia del programa sobre las diversas áreas del banco y los colegios participantes.

Luego de tres años, la evaluación realizada arrojó que el programa tenía un impacto muy positivo sobre los tutores, estudiantes y sus familias, ya que no sólo les permitía desarrollar competencias técnicas al interior de las empresas, sino que también derribar mitos sociales sobre cómo es el trabajo al interior de las empresas, conocer en mayor profundidad su especialidad de estudio y desarrollar competencias socio-laborales.

Así también, se observó que el programa impactaba sobre las expectativas de los estudiantes, quienes comenzaban a aspirar más alto tanto en el terreno académico como laboral.

2017 fue el último año del programa piloto desarrollado en conjunto con Educación 2020, con el fin de obtener información y aprendizajes que permitan sistematizar la iniciativa y hacerla sostenible en el tiempo.

Desde 2004 se ha logrado beneficiar a 1.557 estudiantes de las especialidades de Administración, Mecánica, Operación Portuaria, Electrónica y Telecomunicaciones.

Este año participan 70 alumnos de Santiago y regiones, quienes participaron de una inducción general previa en sus propios establecimientos, a las que se sumaron dos jornadas en las que los alumnos participaron en charlas que abordaron temas como la seguridad de la información, qué es y qué hace un banco, presentaciones efectivas y foco en el clientes, todas instancias que se incorporaron al programa este año.

Objetivos

El propósito central de Experiencia Empresa es que los estudiantes conozcan los aspectos vinculados al desempeño de un trabajo en una empresa formal, experimentando las labores y desafíos propios del mundo laboral. De esta forma pueden discernir con más antecedentes sobre sus intereses a futuro.

Realizar una pre-práctica profesional en III Medio tiene una serie de efectos positivos para los estudiantes y docentes.

Primero, conocer un ambiente laboral diferente ya que los colegios participantes están ubicados en sectores de alta vulnerabilidad social, por lo que la mayoría de los estudiantes sólo conoce experiencias de empleo informal, marcados en muchas ocasiones por la precariedad y ausencia de condiciones mínimas de seguridad. Cuando los estudiantes realizan la pre-práctica, aprenden sobre cómo funcionan las instituciones y se proyectan en empleos diferentes a los que conocían.

En segundo lugar, se produce la valoración de los propios conocimientos. Los tutores solicitan constantemente a los estudiantes que participen en reuniones de equipos de trabajo y expresen sus opiniones. Uno de los mayores aprendizajes de los estudiantes es que su voz sí es escuchada, y que efectivamente pueden ser un aporte a la institución. Además, se dan cuenta que los contenidos estudiados en la escuela si son aplicables “al mundo real”, lo que aumenta significativamente su motivación al aprendizaje.

Finalmente, el feedback a la escuela es muy relevante. Dado que la pre-práctica es en tercero medio, las escuelas tienen un año completo para incluir las observaciones de los estudiantes en sus procesos formativos. Al término de las pre-prácticas los estudiantes regresan a las escuelas y conversan con sus docentes aquellas áreas donde se sentían mejor o peor preparados, además de las áreas que despertaron mayor interés en ellos. Con esta información los docentes pueden reorganizar sus mallas curriculares.

Objetivos específicos:

• Proporcionar experiencia pre-laboral guiada por tutores voluntarios.
• Motivar y potenciar la opción vocacional por la especialidad técnica.
• Transmitir las oportunidades y desafíos del mundo laboral.
• Fortalecer el desarrollo de habilidades socio-laborales en los alumnos.
• Contribuir a que los alumnos conozcan un nuevo entorno y se familiaricen con él.
• Desarrollar capacidades institucionales para implementar el programa en los establecimientos.

Desarrollo de competencias generales:

• Adaptación a nuevas situaciones y desafíos.
• Creatividad en las tareas que desarrolla.
• Reconocer fortalezas y debilidades.
• Fortalecer confianza y seguridad en sí mismo.
• Búsqueda, organización y análisis de información.
• Resolución de problemas y trabajo en equipo.
• Manejo de conocimientos asociados a sus especialidades.
• Comunicación oral y escrita.

Encuestas a participantes

Estudiantes

• El 88,1% de los estudiantes coincide en que fue una oportunidad para aprender más sobre su especialidad.
• El 91,7% afirma que los motivó a terminar la enseñanza media.
• El 90,7% dice que los motivó a realizar su práctica profesional al salir de cuarto medio.
• El 84% manifiesta que los motivó a continuar sus estudios en un nivel superior.
• El 85,6% señala que les ayudó a proyectarse en que les gustaría trabajar.

Tutores

• El 87,9% de los trabajadores que son tutores dicen que la imagen externa de la empresa mejora al participar en el programa.
• El 83,9% afirma que permite visibilizar el compromiso de la empresa con temas país.
• El 76,3% dice que sus habilidades de liderazgo mejoraron en su rol de tutores.
• El 66,7% percibe que mejoraron sus capacidades para trabajar en equipo y colaborativamente.
• El 89,25% volvería a participaría el próximo año en el programa.

Cabe destacar, que Itaú es adherente a Red Pacto Global Chile, iniciativa de las Naciones Unidas que en Chile funciona al alero de la UNAB.