El siguiente es un artículo de Lise Kingo, CEO y Directora Ejecutiva del Pacto Global de Naciones Unidas, publicado originalmente en GreenBiz el 21 de agosto de 2019.

El cambio climático finalmente se ha convertido en un tema que nadie puede ignorar. Nunca antes tantos ciudadanos de todo el mundo se han visto afectados por el cambio climático, y nunca antes tanta gente ha levantado la voz para actuar, incluidos muchos jóvenes de todo el mundo.

Desde los cambios en los patrones climáticos que amenazan la producción de alimentos, hasta el aumento del nivel del mar que aumenta el riesgo de inundaciones catastróficas, los impactos del cambio climático tienen un alcance global y una escala sin precedentes. A medida que la emergencia climática mundial continúa amenazando los medios de vida de las personas y del planeta, ya estamos viendo cómo se rompen las operaciones comerciales y las economías en todo el mundo.

El informe de noviembre pasado del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) demostró la diferencia entre un futuro de 2 ° C y 1.5 ° C, lo que demuestra claramente que cada medio grado de calentamiento global marca una gran diferencia. La acción climática ambiciosa es esencial para la implementación exitosa de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como del Acuerdo de París, pero debemos actuar con urgencia. El único futuro que tenemos depende de nuestra capacidad para limitar con éxito los peores impactos del cambio climático. Afortunadamente, colectivamente tenemos la innovación, las herramientas y la experiencia para enfrentar el desafío: lo que necesitamos ahora es un liderazgo valiente.

Sabemos que detener con éxito el cambio climático y enfrentar sus impactos requerirá un esfuerzo sin precedentes por parte de todos los interesados. Como dijo recientemente el secretario general de la ONU, António Guterres, en una entrevista para la revista TIME: “El cambio climático no es un problema para el multilateralismo, el cambio climático es un problema para todos nosotros. Pero creo que el cambio climático ofrece una oportunidad para que el multilateralismo demuestre su valor”. 

Para los gobiernos y las empresas, trabajar juntos para construir una economía próspera y neta de carbono cero para 2050 es fundamental. Las empresas tienen la oportunidad de avanzar como líderes a la vanguardia del movimiento climático, reinventando la forma en que pueden trabajar junto con los gobiernos y las Naciones Unidas para cambiar las industrias y transformar la forma en que hacemos negocios.

Es importante destacar que hay motivos para la esperanza. En junio, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, junto con una amplia coalición de más de 20 empresas, la sociedad civil y los líderes de las Naciones Unidas, lanzó una campaña global para pedir a los líderes empresariales que intensifiquen sus ambiciones climáticas estableciendo objetivos basados ​​en la ciencia alineados con la limitación global aumento de temperatura a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales. Al establecer objetivos de reducción de emisiones en línea con lo que la última ciencia climática dice que es necesario para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, esto representa un primer paso vital en el camino hacia un futuro de emisiones netas cero.

La campaña ya ha movilizado a 44 empresas con una capitalización de mercado total de más de $ 2.2 billones de dolares, y representando colectivamente a casi dos millones de empleados de 22 sectores y 21 países, para establecer un nuevo nivel de ambición climática. Pero para enviar señales poderosas a los consumidores, inversores y gobiernos, necesitamos más negocios de alta emisión para unirse al movimiento. Solo así podremos alcanzar un punto de inflexión positivo donde las estrategias corporativas alineadas a 1.5 ° C son la nueva normalidad para las empresas y sus cadenas de suministro en todo el mundo.

Acción climática por Nuestro Único Futuro

Los compromisos corporativos públicos sobre la acción climática ayudan a demostrar el argumento económico para una política climática ambiciosa, pero las empresas no pueden actuar solas. Las políticas gubernamentales son esenciales para proporcionar a las empresas la claridad y la confianza que necesitan para impulsar nuevas inversiones en soluciones climáticas. Esto a su vez impulsa el crecimiento y la creación de empleo, y ayuda a gestionar el riesgo y garantizar la competitividad como parte de una transición justa.

El próximo año es crítico, ya que los países actualizan sus planes climáticos nacionales y sus estrategias a largo plazo para 2020, según lo estipulado en el Acuerdo de París. Paralelamente a la acción climática corporativa, los gobiernos pueden aprovechar esta oportunidad para dejar en claro sus vías y planes de desarrollo económico para permitir que las empresas inviertan decisivamente en un futuro neto cero. A través de este ciclo de ambición positiva, los socios públicos y privados pueden impulsar una acción climática más significativa y ambiciosa, particularmente en sectores difíciles de reducir.

Este septiembre, estas oportunidades serán primordiales a medida que el mundo se una en Nueva York para la Cumbre de Acción Climática de la ONU. Para apoyar el proceso multilateral, la Cumbre reconocerá soluciones de múltiples partes interesadas implementables, escalables y replicables que respalden una transformación genuinamente sistémica. Al venir preparados con planes de acción claros, las empresas pueden demostrar a los gobiernos que están listas y dispuestas a trabajar juntas para aumentar sus ambiciones climáticas.

Los individuos, países y organizaciones audaces que dan un paso adelante están bien posicionados para ser líderes.

Acción climática por Nuestro Único Futuro

Lise Kingo, CEO y Directora Ejecutiva de UN Global Compact

30 Ago , 2019 0 Comments Columnas, Noticias, Pacto Global, Vitrina de Opinión