La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presenta su informe de progreso del segundo año del Plan Estratégico y un balance de los principales resultados de su trabajo durante el 2018, dirigido a ampliar la transparencia y rendición de cuentas a la comunidad internacional de derechos humanos.

El año 2018 fue un año de intensa actividad y logros inéditos en su historia, de reposicionamiento de la CIDH en la región en un año con muchos desafíos en materia de derechos humanos, entre los que se destacan los avances alcanzados en la superación del atraso procesal; el desarrollo de nuevos estándares en el sistema de casos; el aumento de la cobertura de monitoreo y de los alcances de la cooperación técnica y de la promoción de derechos humanos, así como el refuerzo de sus mecanismos de seguimiento del cumplimiento de recomendaciones  de la CIDH.

En ejecución de su primer programa, y como resultado de uno de sus desafíos estratégicos de reducir efectivamente el atraso procesal y responder de manera oportuna y efectiva a los usuarios del sistema interamericano, durante 2018 la CIDH aprobó 176 informes de admisibilidad y fondo demostrando un incremento de 189% en relación al año pasado, alcanzando la mayor producción histórica de la CIDH; se realizó un impulso importante en el uso y seguimiento de asuntos en soluciones amistosas; se resolvió en tiempo oportuno un número récord de solicitudes de medidas cautelares, y se avanzó en agilizar el estudio inicial de peticiones, así como en el trámite de los casos y las peticiones. En este sentido, se incrementaron las decisiones de apertura a trámite en estudio inicial respecto de 2017 en un 18,2%. Durante 2018, se recibieron 1618 solicitudes de Medidas Cautelares, un 56% de incremento respecto de 2017, que fueron evaluadas en su totalidad. De ellas, fueron otorgadas 120, constituyendo el mayor número histórico por año de la CIDH y se agilizó el trámite de estudio de las solicitudes. Se realizó también la difusión del Mecanismo de Soluciones Amistosas a partir del lanzamiento de la edición actualizada del Informe de Impacto de las Soluciones Amistosas y capacitación a funcionarios y usuarios. Durante 2018, se suscribieron 9 nuevos acuerdos de solución amistosa y se corroboró el avance en la implementación de 106 medidas de reparación. La CIDH se ocupó también de situaciones emergentes y delicadas por medio de dos resoluciones en materia de corrupción y derechos humanos y la situación de los migrantes venezolanos en la región.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos amplió y profundizó a lo largo de 2018 la participación de la sociedad civil en todas las actividades desarrolladas, incluyendo audiencias públicas, consultas, talleres de capacitación, reuniones bilaterales y multilaterales, entre otras. La participación de la sociedad civil de la región es esencial para que la CIDH pueda dar cabal cumplimiento a su mandato de promoción y protección de los derechos humanos. La CIDH valora y agradece a las organizaciones de la sociedad civil por su activa colaboración. Un total de 535 organizaciones de la sociedad civil participaron en las 106 audiencias públicas llevadas a cabo en los cuatro Períodos de Sesiones de 2018, tanto regionales como sobre situaciones de derechos humanos en 22 países del continente americano. En todos los períodos de sesiones se realizó una reunión abierta con la sociedad civil interamericana y del país anfitrión. Asimismo, hubo reunión de la directiva de la CIDH con la coalición de ONGs que trabajan en el SIDH en el 167, 168 y 170 Períodos de Sesiones. En cada período, también se llevan a cabo reuniones de trabajo entre Estado y Sociedad Civil para avanzar en el sistema de casos, tratando de las medidas cautelares, soluciones amistosas, casos y seguimiento de recomendaciones. En 2018 fueron aproximadamente 100 reuniones de esa naturaleza durante los períodos de sesiones. En relación con el sistema de peticiones y casos, y en el marco del plan de reducción del atraso procesal, la CIDH realizó un amplio proceso de consulta virtual abierta en el cual la participación de la sociedad civil enriqueció la segunda etapa de medidas para la superación del atraso procesal. El proceso también contó con importantes contribuciones de los Estado.

Este año la CIDH incrementó su presencia pública y relevancia en la región, con dos históricas visitas in loco, la celebración de 3 períodos de sesiones fuera de su sede y 25 visitas de trabajo a 12 países de la región, lo cual significa que cada 15 días una Comisionada o Comisionado estuvo en algún país de la región. También fortaleció su contribución a una justicia interamericana más efectiva y accesible mediante un refuerzo en la respuesta oportuna e integrada ante situaciones específicas en 4 países a partir de la instalación de Salas de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI) respecto de Brasil y Honduras, países que fueron visitados, Venezuela y Nicaragua, así como con la instalación del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) con la presencia permanente en terreno de la Comisión por primera vez en la historia de la CIDH y la creación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para responder de manera oportuna y eficaz a la crisis de derechos humanos en el país; la instalación del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) para el caso de los periodistas asesinados en la frontera entre Ecuador y Colombia para brindar asesoría técnica a los Estados en la investigación de esos hechos; la instalación de la Mesa de Trabajo para Seguimiento de Recomendaciones sobre República Dominicana con dos reuniones, y los trabajos del Mecanismo de Seguimiento de Ayotzinapa que implicaron la presencia mensual de la CIDH en México durante el año.

El monitoreo de la situación de derechos humanos en la región fue reforzado, a través de la producción y enriquecimiento de estándares a partir de la elaboración y aprobación de 13 informes temáticos y de país, la publicación de 3 informes sobre la situación general de los derechos humanos en Guatemala, Venezuela y Nicaragua, con la emisión de 276 comunicados de prensa y un alto número de solicitudes de información a los Estados acerca de situaciones de derechos humanos y las respuestas a estas solicitudes de información.

La Comisión impulsó la promoción y fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos a través de iniciativas coordinadas con la Corte IDH, y con otros organismos y mecanismos internacionales, regionales y subregionales de derechos humanos. Durante 2018 se realizó la estructuración de programas de colaboración con Naciones Unidas, en particular la articulación de actividades para la protección de defensores y defensoras de derechos humanos y se firmó un acuerdo para trabajar en la elaboración de un plan de acciones conjuntas con la Comisión Africana. Por otro lado se continuó con el fortalecimiento de la cooperación institucional con Corte IDH con quien se organizó en conjunto la segunda edición del Foro del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Asimismo, se realizó un fortalecimiento de las capacidades de 5695 personas de la sociedad civil y funcionarios públicos en los mecanismos y estándares del SIDH a través de talleres y actividades promocionales realizadas en 26 países de la región. La CIDH fortaleció adicionalmente su presencia ante los órganos políticos de la OEA, alcanzando 23 presentaciones en el año en distintos foros.

La CIDH realizó avances en su programa de transparencia y acceso a la información: elaboró y presentó ante el Consejo Permanente de la OEA el balance de implementación del primer año del Plan Estratégico 2017-2021 y del primer semestre de 2018. Asimismo, a partir de la emisión de la Resolución 3/18, la Comisión transparentó criterios y algunos de los asuntos o pretensiones que de manera histórica y consistente ha venido considerando que no son susceptibles de ser analizados a través del mecanismo de medidas cautelares. Por otra parte la Comisión comunicó de manera pública, a través de 3 comunicados de prensa, las medidas adoptadas para superar el retraso procesal y para fortalecer el mecanismo de medidas cautelares, dentro de las cuales se hacen públicos, por primer vez, los flujos de procesos internos de trabajo de la CIDH.

En 2018, la CIDH logró también la sostenibilidad de los resultados obtenidos en 2017 en su gestión institucional. En este sentido, la recibió el primer tercio del incremento presupuestal de fondo regular aprobado por los Estados de la OEA, con lo cual se avanzó en la regularización del personal de la Secretaría y la implementación de la nueva estructura administrativa y  consiguió incrementar la base de donantes de 24 a 28 Estados y organizaciones, diversificando e incrementando los fondos específicos recibidos en un 5%. Asimismo, se logró incrementar el número y la representatividad geográfica dentro del personal de la Secretaría Ejecutiva, saltado de 18 a 22 países representados, con especial incremento en el número de personas del Caribe y afrodescendientes. Por otro lado, la CIDH realizó significativos avances en materia de comunicación, promoviendo mejoramientos en su imagen fotográfica y de videos y reforzando la presencia en las redes sociales a través de diferentes campañas. A través de dichas herramientas de comunicación se consiguió alcanzar a 88 millones de personas.

Para más información revisa la nota completa en  la página web de OEA.