CPC, Acción Empresas y Pacto Global: Lanzan guía para que empresas avancen en políticas de derechos humanos
DESCARGA LA GUÍA
  • Inédita iniciativa busca poner a disposición del mundo empresarial orientaciones que faciliten la gestión de los derechos humanos al interior de las empresas de manera voluntaria y acorde a su realidad, yendo más allá del cumplimiento legal.
  • Tomando como base los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos de la ONU, la guía explica paso a paso cómo avanzar en este tema, poniendo énfasis en la importancia de identificar los riesgos donde la empresa podría afectar algún derecho humano, de manera de implementar las políticas de prevención  que sean necesarias. 

 

Las empresas chilenas son actores sociales que cumplen un rol clave en la construcción de un mejor país que progrese de manera sostenible y, a la vez, están cada día más presentes en otros lugares del mundo, operando bajo nuevas normativas, ya sean locales o globales. En su trabajo permanente por aportar a la sociedad, la actividad empresarial debe centrares en el respeto a las personas y a su entorno, realizando acciones que le permitan prevenir cualquier impacto en los derechos humanos.

En este marco,  la Confederación de la Producción y del Comercio – CPC, Acción Empresas y Pacto Global Chile, con la colaboración de la OIT y el Centro Vincular UCV, desarrollaron la Guía Empresas y Derechos Humanos, que fue entregada al Ministro y a la Subsecretaria de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín y Lorena Recabarren, el viernes 3 de mayo.

Se trata de un documento especialmente dirigido a las empresas, que explica por qué el vínculo entre los derechos humanos y el quehacer empresarial es esencial para la proyección de la empresa en el siglo XXI.  Su objetivo es entregar lineamientos y herramientas concretas que faciliten la implementación de una política de derechos humanos al interior de la empresa y, de esta forma, fortalezcan también el respeto a los derechos humanos a lo largo de su cadena de valor.

De manera simple y práctica, la guía pone énfasis en la importancia de identificar los riesgos donde la empresa podría afectar algún derecho humano, de modo de implementar las políticas de prevención  que sean necesarias.  Para ello, recomienda realizar el proceso de debida diligencia, por el cual la empresa levanta la información necesaria para determinar sus riesgos específicos relacionados con los derechos humanos en un momento y contexto determinado, así como las medidas que necesita adoptar para prevenir esos riesgos.

Luego del lanzamiento de la Guía Empresas y Derechos Humanos, la CPC, Acción Empresas y Pacto Global realizarán difusión y talleres en los distintos sectores y empresas, de manera de facilitar su comprensión y aplicación en cada uno, conforme a sus características específicas.

Cómo implementar el enfoque de derechos humanos al interior de una empresa

En nuestro país, muchas de las materias o medidas que aluden al respeto o protección de los Derechos Humanos están contenidas en exigencias legales, tales como legislación laboral, la ambiental y la penal, entre otras.  Por lo tanto, ya hay un camino recorrido. Las empresas están gestionando materias de derechos humanos.

Pero algunas empresas, reconociendo los beneficios que conlleva el gestionar voluntariamente aspectos de derechos humanos al interior de las organizaciones, han avanzado más allá del cumplimiento legal, desarrollando iniciativas, con el fin de mejorar su gestión de riesgos (especialmente los sociales, ambientales y de gobernanza) y contribuir mediante el quehacer empresarial a construir sociedades más sostenibles, justas e inclusivas.

Toda empresa que desea avanzar voluntariamente en esta materia, debería cumplir 3 etapas:

  1. Expresar su compromiso con el respeto a los derechos humanos
  2. Implementar el proceso de debida diligencia en derechos humanos
  3. Reparar o cooperar con la reparación, cuando la anticipación o las medidas de prevención fallan

Plan de Acción Nacional de Derechos Humanos y Empresas

Chile ya cuenta con  un Plan de Acción Nacional de Derechos Humanos y Empresas (PAN), que es lo que le da un marco y releva la necesidad de que el sector privado chileno tome esta actitud proactiva frente a la materia.  Después de la publicación por parte de Naciones Unidas de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos en el año 2011, la respuesta de muchos Estados para su implementación fue la elaboración de Planes Nacionales sobre Empresas y Derechos Humanos.

Chile lanzó su primer Plan de Acción Nacional de Derechos Humanos y Empresas en agosto de 2017, luego de un proceso coordinado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, en el que participaron representantes de  diversos ministerios, del sector privado y de la sociedad civil. Nace así, producto de diversas instancias de diálogo previo, un documento construido por múltiples actores, que contiene 159 compromisos de 17 instituciones públicas y otros actores.

El objetivo principal de este Plan de Acción es “instalar en Chile una cultura de respeto de los derechos humanos en la actividad empresarial con el fin de prevenir los impactos negativos y, de ser posible, ir más allá del respeto, potenciando los aportes positivos que las empresas pueden dar a la sociedad y su entorno”.  Para esto, el PAN busca implementar a nivel nacional los tres principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU: el deber del Estado de proteger a sus ciudadanos de posibles vulneraciones de sus derechos; la obligación de las empresas de respetar los derechos humanos; y la necesidad de mejorar, tanto Estado como empresas, el acceso de las víctimas a mecanismos de remediación.  La responsabilidad de la implementación del Plan Nacional de Acción de Empresas y Derechos Humanos recae hoy sobre la Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.


Opiniones sobre la relevancia de la Guía Empresas y Derechos Humanos

  • “Desde el Ministerio de Justicia y DD.HH. valoramos la elaboración de esta guía, ya que se condice con la necesidad de promover y proteger los derechos humanos en el ámbito del trabajo en el sector privado. Acciones como esta, nos permiten ser optimistas, ya que da cuenta que las empresas comprenden la relevancia de aplicar un enfoque de derechos humanos en su quehacer diario, acciones que se suman al trabajo conjunto que la CPC está desarrollando con la Subsecretaría de Derechos Humanos”. (Hernán Larraín, Ministro de Justicia y DDHH)
  • “Buscamos que las empresas se apoyen entre sí para generar valor poniendo a las personas en el centro del actuar empresarial. Porque respetar y proteger los derechos fundamentales de las personas es absolutamente esencial en el quehacer empresarial, y por ende, frente a cada acción y decisión que se toma en las empresas, debemos preguntarnos cómo ello puede afectar a las personas que se relacionan directa o indirectamente con esa empresa”.  (Alfonso Swett, presidente CPC).
  • “Esta guía busca explicar el rol que tienen las empresas en el cuidado de los DD.HH que es la base de cualquier quehacer, y fijar un estándar en el cuidado legítimo de nuestros colaboradores porque al final del día, son ellos los que están cuidando nuestro negocios. Desde ACCIÓN, creemos que la colaboración para la sostenibilidad hoy es una clave, y es fundamental entender que solos no llegaremos muy lejos”. (Matías Verdugo, presidente Acción Empresas)
  • “Una guía que sirva como lineamiento para el comportamiento de las empresas en materia de derechos humanos, es un tremendo aporte para el país, y aún más porque es un trabajo elaborado en colaboración, donde se integran distintas miradas que apuntan a propiciar la diversidad y la inclusión en toda la cadena de valor que involucra a las empresas”. (Hans Eben, presidente Pacto Global Chile)