Instaurar una cultura de convivencia sana en Chile mediante la transferencia de herramientas que permitan a los niños desarrollarse de manera integral en el nuevo milenio y mejorar su calidad de vida, es el objetivo de la alianza suscrita entre la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y Fundación Chile (FCh).

Entre las temáticas que se abordarán, se buscará generar conciencia temprana sobre el propio cuerpo, el de otros y la interacción que tienen en sus ambientes más cercanos (hogar y escuela), así como también de aquellos un poco más lejanos (vía pública). De esta manera se trabajará la convivencia en dos ámbitos:  individual  y colectiva.

Esta se concretará en un proyecto piloto focalizado en los cursos de primero, segundo y tercero básico, pertenecientes a seis escuelas municipales y particular subvencionadas de Santiago para posteriormente ser replicado y escalado a nivel nacional.

El acuerdo fue suscrito por Cristóbal Prado, gerente en representación de la ACHS, y por Marcos Kulka, gerente general de Fundación Chile.

Según señaló el gerente Gestión del Conocimiento y Experiencia de la ACHS, Ángel Vargas,“nuestro sueño de hacer de Chile el país que mejor cuida a los trabajadores y sus familias. Por ello, estamos avanzando en una relación estratégica de largo plazo con Fundación Chile, expertos en el desarrollo humano desde  la etapa pre escolar en adelante”.

Agregó que, “a través de este proyecto buscamos que los niños  desarrollen ciertas capacidades que les permitan identificar los riesgos, gestionar conflictos y ser asertivos al manifestar emociones y al tomar decisiones frente a distintas situaciones que deberán enfrentar en el escenario cambiante e impredecible que presenta el mundo de hoy”.

El gerente de Desarrollo Humano de Fundación Chile, Hernán Araneda, por su parte señaló que la construcción del Chile del futuro requiere desarrollar en las personas habilidades y capacidades en múltiples dimensiones, entre las cuales se encuentran las habilidades para la vida que se deben transferir desde edad temprana. Nuestro propósito es apoyar el desarrollo de las personas -niños, jóvenes y adultos- impactando en una mejor calidad de vida  y expandiendo su máximo potencial”.

El proyecto cuenta con participación de las escuelas junto a su comunidad y se articulará en torno al Proyecto Educativo Institucional que éstas tienen, entregando una metodología que les permitirá facilitar la implementación de las temáticas de seguridad que les exige la malla curricular, fortaleciendo las competencias de los docentes e integrando a las aulas a través de su respectivo currículum. Además, se acompañará a los docentes en el aula, entregándoles una constante retroalimentación, para apoyarlos y realizar ajustes toda vez que sea necesario. Así se le brindarán herramientas que le permitan gestionar y enfrentar los procesos de enseñanza en un contexto de aula diversa con un enfoque inclusivo entendiendo que no todos aprenden de la misma manera.

Respecto a los resultados, se apostará por la efectividad del material educativo, el cual está asociado a Segurito y 31 minutos, lo que le imprime una imagen moderna, actual y entretenida. Se involucrarán los cuatro sentidos (oír, ver, leer y escuchar), evocando contenidos que incluyen metodologías activas y participativas.

A los equipos de docentes, se les entregará un kit de material didáctico de apoyo testeado durante el periodo que dure el piloto del proyecto. Esto permitirá llevar a cabo los ajustes de diseño gráfico, didáctico y/o pedagógico necesarios con el fin de privilegiar el aprendizaje de los niños. Sumado a ello, se desarrollarán conclusiones respecto a las temáticas implementadas, generando así un material digital que se podrá auto implementar en miles de escuelas del país.

Cabe destacar, que ACHS es una empresa participante de Red Pacto Global Chile, la iniciativa de sostenibilidad corporativa de Naciones Unidas más grande del mundo.