Por Margarita Ducci, Directora Ejecutiva de Red Pacto Global Chile

En marco de la Cumbre de Acción Climática, que se celebró el 23 de septiembre en Nueva York, Pacto Global, iniciativa de sostenibilidad empresarial de Naciones Unidas, hizo un llamado que desafía a los líderes empresariales a establecer objetivos aún más ambiciosos en sus compañías para limitar el calentamiento global en 1,5°C, en sintonía con los resultados del Informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

La carrera más importante de nuestras vidas

El llamado a la acción se presentó en forma de una carta abierta dirigida a líderes empresariales y firmada por más de 20 líderes mundiales, entre los que destacan Gonzalo Muñoz, Champion de la COP25; María Fernanda Espinosa Garcés, Presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas; Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático; Jayathma Wickramanayake, Enviado del Secretario General de las Naciones Unidas para la Juventud y Paul Polman, ex CEO de Unilever y miembro del directorio mundial de Pacto Global. La invitación es a convertir los problemas en soluciones y las soluciones en oportunidades para todas las personas. Cada medio grado cuenta y cada pequeña decisión, cuenta.

El Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, ha calificado la lucha contra el cambio climático como “la carrera más importante de nuestras vidas”, invitándonos a cambiar rápida y profundamente la forma en que hacemos negocios, generamos energía, construimos ciudades y alimentamos al mundo.

Hoy, la tragedia de los incendios en la Amazonía, nos alerta sobre la magnitud de las amenazas y hacen aún más urgente, unir esfuerzos para recuperar lo perdido y ganar esta carrera.

Recordemos que cuando hablamos del Amazonas, nos referimos no tan solo al pulmón verde más grande del mundo, productor del 20% del oxígeno, también es el hogar de 34 millones de personas, 6 mil tipos de animales y 40 mil variedades de plantas. En resumen, su destrucción supone una pérdida catastrófica de biodiversidad y de riqueza cultural de las más de 420 tribus que habitan la zona.

El impacto que esto tiene, aumentando los efectos de la Crisis Climática que enfrentamos, es inconmensurable. La selva tropical más grande del mundo contiene entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono y sus bosques y suelos almacenan una décima parte de la biomasa de carbono de todo el mundo, lo que impulsa los patrones climáticos y ayuda a estabilizar el clima. Hoy, al estarse quemando, se está destruyendo nuestra mejor defensa contra el calentamiento global, lo que es una terrible pérdida y nos debe hacer reaccionar con mayor decisión.

La carrera continúa, a pesar de los obstáculos. Son 87 las empresas de Pacto Global a nivel mundial, que se han comprometido con la causa del 1,5°C y que fueron reconocidas en la Cumbre. Un reconocimiento al esfuerzo y convicción de organizaciones que están convencidas de la necesidad de su compromiso, pero que representan un número insignificante para la magnitud del problema. Lo más importante es que este ejemplo haga que muchos más se sumen. Unidos hoy, no solo lograremos sofocar los incendios y paliar sus estragos, sino también construir las bases para combatir el cambio climático e impedir sus fatales consecuencias para las generaciones futuras.